jueves, 22 de febrero de 2024

 

¿EL DÚO DE LA ARGENTINIDAD?

Luego de llorar a moco tendido, ante el Muro de los Lamentos, --esperando la pronta reconstrucción del Templo de Salomón, para convertirlo en el centro político y religioso universal, que impulsará a los  sionistas a lanzarse, ya sin tapujos, a la conquista del mundo… (y de la Patagonia, por supuesto)-- , nuestro patriotísimo y piadosísimo presidente, émulo de Rivadavia y Alberdi, en una escena enternecedora, se refugió lloriqueando en brazos del amado maestro, el rabino que lo cría paternalmente.

Inmediatamente después, nuestro presidente fue a recibir la comunión de manos del no menos piadoso Soberano del Vaticano. El obispo de Roma es tan dulce, humilde y con una sensibilidad ecuménica tan acendrada y exagerada, que cae en el sacrilegio, como si fuera un renegado que considera la Santa Hostia consagrada nada más que un simple trozo de pan.  Por lo que no tiene reparo en ofrecerla gentilmente, con propósitos políticos, a los personajes que acrediten su adhesión a cualquier tendencia subversiva.

Sin Fe, tomando a la chacota la Palabra de Jesús, el dúo Bergoglio y Milei, las dos cabezas, religiosa y política de la Argentina oficial 2030, cometieron una sacrílega parodia, de ofrecer la Sagrada Hostia a quienes son indignos, cuyas consecuencias podrían ser terribles para el país: la consagración de la Argentina al ateísmo, a la incredulidad, al sacrilegio a la burla, renegando de Cristo. ¿Mantendrá aún su Fe?

Considerar la Sagrada Hostia consagrada, “no como pan de Dios que desciende del Cielo y da la vida al mundo”, sino “según la carne” (San Juan). Esta interpretación “podría ser la connotación del judaísmo, que nosotros entendemos como corrupción del hebraísmo” (Carlos Disandro, “La Herejía judeo/Cristiana, pg. 31). O sea una postura actual de judeo/cristianismo.  Estas palabras, escritas hace medio siglo, son confirmadas actualmente por el   filo/judaísmo expuesto públicamente en muchas oportunidades por  este dúo, que es  paradigma de la agencia 2030 y orgullo de la Argentina liberal. +

 

LAS DIVERTIDAS PANTOMIMAS DE UN PAYASO.

Están de moda los payasos encumbrados como gobernantes. A nosotros nos tocó con una cara de cómico trashumante, lelo o iracundo según la conveniencia,  que pretende hacer reír o asustar, y lo logra, a los imbéciles que lo miran ensimismados. Pero su libreto ni siquiera es original, pues su Misión principal de anarco-capitalista fue vaticinada hace varias décadas, por el “antisemita” Padre Meinvielle,  (El Judío, ed. Cruz y Fierro, pg. 45), con estas palabras que describen perfectamente su propósito:

 “Los judíos, si quieren la desaparición del cristianismo, también deben tratar de trabajar para el exterminio de los Estados cristianos, y así los vemos en todo período ocupados en la tarea de conspirar contra el Estado que los alberga.  Jamás se los ha visto asimilarse con el país que los acoge; al contrario, forman en él un foco permanente de espionaje, dispuestos a   entregarlo al primer enemigo que se presente”.

Pensándolo bien, el presidente debe conocer perfectamente este texto, donde en pocas palabras se describe la Misión que le ordenaron, pues la está cumpliendo a la perfección. Algunos lo consideran un hipócrita, un farsante, un demente, que se hace el payaso tontiloco para disimular sus propósitos antipatrióticos de entregar el país balcanizado a los imperialistas.  Sea como sea su personalidad, loco o payaso, o payaso y loco, hay que detenerlo antes que sea tarde. +

 

 

LOS HERMANOS SEAN UNIDOS…

¿Cómo enfrentar al perverso Régimen liberal y eliminarlo?

Ninguna tendencia política lo podría lograr por sí sola. Es indispensable organizar un Movimiento nacional integrado con todos los patriotas, que amen la Patria por encima de las diversas ideologías e intereses personales.

Como existen tantas opiniones personales–cada maestrito tiene su librito--, el Padre Castellani se burlaba, pues al poco tiempo las reuniones nacionalistas ante tantas divergencias –y hasta envidias--, se desarmaban, y cada cual seguía su camino ¿Cuándo vamos a madurar políticamente? Si amamos realmente la Patria debemos ser valientes y magnánimos, deponiendo todo lo que no sea fundamental, aunque dejemos nuestro orgullo maltrecho.

Se debería empezar, entonces, reivindicando el concepto de Patria y la virtud del amor patriótico, --que ansía reconquistar la Soberanía política--, como el amor más excelso después del debido a Dios. El dilema es siempre el mismo: o permitimos que la Patria agonice como una mísera factoría unitaria/liberal, o la restauramos como una nación Soberana, nacionalista y federal.

Durante el pasado paro se gritó: “¡LA PATRIA NO SE VENDE!”. Podría ser un auspicioso comienzo. Dios así lo quiera. Y que los altos (y gordos) dirigentes de la CGT no sigan demorando la organización de los paros, único medio popular de protesta contra el gobierno del Régimen y para despertar el patriotismo de las jerarquías naturales: eclesiásticas, militares, sindicales…

Hoy muchos compatriotas están adormecidos y hasta estragados por el periodismo oficial, que es, unánimemente, libertario, filo-imperialista y cipayo, pues silencia y repudia metódicamente los principios que nos identifican histórica y políticamente contrarios a toda manifestación liberal o marxista. Si la realidad nacional argentina se repudia, la catástrofe unitaria/liberal/democrática continuará socavando los pilares de la Patria.

Pero hay una sola condición inevitable: todos los “maestritos” de patriotismo y buena  voluntad, y de la orientación política que sean, debemos ser humildes, decididos y lúcidos, pues la Patria es sagrada, y no se debe modificar su esencia de acuerdo a las modas u opiniones de los tiempos, o conveniencias personales, y menos aún traicionar las intenciones de los que la fundaron en el siglo XVI, y el patriotismo de quienes a través de la Historia la defendieron gallardamente contra el liberalismo cipayo, auspiciado por el ladino invasor inglés. Si lo logramos, seguramente el Padre Castellani desde el Cielo nos bendecirá alborozado.

Descartado el sufragio, que satisface demagógicamente a la multitud, pero hunde al país, el surgimiento de un Caudillo patriota, un hombre responsable y virtuoso, que impondrá su voluntad iluminada en pos del Bien Común y la Soberanía, implantando un gobierno fuerte para acabar con la anarquía; rodeado de colaboradores de altísimo nivel intelectual y patriotismo, es la solución contundente para superar divergencias, haciendo del pueblo una montonera contra el invasor, que nos deshonra como factoría. ¿Pura utopía? ¡Dios quiera que algún día sea realidad!

Fin de la prédica de otro “maestrito”, que lleva 70 años de nacionalista, y aún no se jubiló, esperando se concrete la utopía antes de pasar a rendir cuentas. ¡Esto es lo que leí en mi cuadernito!  +

 

SI TODOS LOS PATIOTAS HERMANADOS NO DESTRUÍMOS AL RÉGIMEN

QUE NOS GOBIERNA DESDE HACE DÉCADAS,

ÉL ACABARÁ CON NOSOTROS Y CON NUESTRA PATRIA.

¡ ES  CUESTIÓN   DE  VIDA  O  MUERTE !

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

domingo, 11 de febrero de 2024

 

FEDERICO RIVANERA CARLÉS.

 

Presento el testimonio de dos ancianos, que hace más de 60 años fueron jóvenes idealistas que se conocieron y unieron en la amistad más perdurable, fundada en el amor a Dios y la Patria. Uno de ellos Federico Rivanera Carlés, y el otro el que esta nota escribe.

Luego de un larguísimo aislamiento, --67 años cumplidos--, nos volvimos a comunicar en estos días, gracias a la gentileza de Soaje Pinto, reviviendo momentos juveniles maravillosos.

Él, en ese entonces, pese a sus pocos añitos, nos contagiaba su fervor nacionalista, dejándonos con más ganas de continuar la lucha, pese a las batallas perdidas. Fue y es un ejemplo para la juventud actual.

En esos años actuaban en Buenos Aires varias agrupaciones juveniles nacionalistas: Guardia Restauradora, Tacuara, Unes, Legión Nacionalista, etc. ¡Teníamos para elegir! Hoy día el Régimen logró anular en la juventud el amor a Dios y la Patria, --y también en los adultos--, y desaparecieron todas las que hubieran podido juntarlos y agruparlos para resistir el embate de los cipayos.  Hoy se los arrea a la vida hedonista con su propaganda artera y corruptora. La salvación de la Patria –y de la propia juventud--exige restablecer ese amor magnánimo, único capaz de entusiasmar y unir a la juventud para las luchas heroicas que la dignifiquen.

 

¡QUE DIOS NOS REGALE FUERZAS PARA SEGUIR LUCHANDO POR LA SALVACIÓN DE LA PATRIA, DE LA JUVENTUD AVASALLADA Y POR UNA BUENA MUERTE !

viernes, 9 de febrero de 2024

 

 PATRICIA BULLRICH

Netanyahu de entre casa.

Sus pasadas inclinaciones terroristas, no fueron ocasionados por desbordes juveniles, sino que persisten debido, seguramente, a una predisposición connatural a solucionar problemas violentamente, derramando sangre de sus opositores, según el método empleado históricamente por los unitarios.

La conversión al judaísmo de esta terrorista, previa nupcias con un judío, fue admirable, completa, entrañable. Ahora bien, de las varias modalidades del judaísmo optó, naturalmente, por el sionismo más exacerbado y violento, empleado por el diabólico Netanyahu para aniquilar al pueblo palestino; y por ella en la represión que organizó para reprimir violentamente a los manifestantes en el Congreso.

Observando las actividades y propósitos de este ser, que de feminidad tiene sólo la figura, tengo la seguridad que fue sionista desde siempre, y que nació con la estrella de ser una Netanyahu de entre casa; lo que le permite entrar en la Sinagoga y en la logia masónica como Pancho por su casa, logrando su inexplicable actual encumbramiento político, gracias también, al auspicio del periodismo y de los políticos sobornados del Régimen.

Sus actividades como jefa de seguridad nos alarman de tal manera -- dueña insolente y prepotente de la seguridad y de la vida ajena--, que nos llevan a tratar de conjeturar, con fundamentos válidos, sus proyectos políticos futuros;   aunque ella, como todos los políticos democráticos, se guarda muy bien de descubrirlos, para no escandalizar al pueblo crédulo con su mentiras en la ora de la verdad.

martes, 30 de enero de 2024

 

¿Por qué los bancos extranjeros tienen tanto poder? ¿No hay responsables de que los controlen? ¿Los banqueros forman un cuerpo organizado? ¿Pertenecen a las logias inglesas? ¡Onganía, otro general liberal, frustrado por incapacidad e ignorancia política!

LA DICTADURA DE LOS BANQUEROS.

ROGELIO  GARCÍA  LUPO.

(Capítulo del libro: “Contra la ocupación extranjera”,   ed. Sudestada, 1968, pág. 121).

Un Banco es una institución que recibe dinero ajeno y lo presta, embolsándose una ganancia o interés por el trabajo. Lo Bancos realiza operaciones pasivas, tales como recibir dinero en cajas de ahorro y en cuentas corrientes, por el que pagan un interés, y otras activas, consistentes en conceder ese mismo dinero a través de créditos y compra de letras o pagarés, cobrando un interés. .

Este sencillo negocio de intermediación del dinero adquiere, sin embargo, una importancia cada día mayor en los países que, como la Argentina, practican la economía “libre”. A medida que el papel de los bancos aumenta, los capitales de los bancos tienden a mezclarse con los capitales de la industria. La consecuencia es que una parte del capital de las industrias deja de pertenecer a los industriales, o sea a quienes lo utilizan, y pasa a mano de los banqueros, es decir, de los representantes del dinero disponible.

 

El  GUETO

¿ Cárcel  o  refugio ?

Los liberales imaginaron un novelón lacrimoso, muy popularizado, que usan para denigrar a la Iglesia Católica.  Durante la Edad Media, dicen, la barbarie católica arrinconó a los judíos en guetos, especie de cárceles amuralladas,  relacionadas sólo comercialmente con la ciudad de los goim; obligándolos, además,  a usar estrellas amarillas, para identificarse como tales cundo salían a la ciudad cristiana.

Pero en realidad: ¿Vivían esclavizados por los cristianos?  ¿Deseaban evitar la asimilación? ¿Era apropiado para ellos el aislamiento en guetos sociales? ¿Tenían libertad para desarrollar su personalidad? ¿Se les prohibía el culto, las costumbres, se los agredía físicamente? Nada de esto, vivían libremente dentro del gueto desarrollando su cosmovisión judaica; en su pequeño Estado dentro del Estado que los recibía.

Durante la tan denostada Edad Media desarrollaron en los guetos una intensa vida espiritual y cultural bajo la batuta del riguroso fanatismo rabínico. No fue una cárcel, más bien un refugio, un lugar separado del mundo para reencontrase con ellos mismos. Vivían aislados, discriminados voluntariamente, para no contaminarse con los goim; los mismos rabinos, para tenerlos férreamente sometidos, los mantenían en los guetos, físicos o con muros invisibles, para evitar la asimilación al mundo gentil. El “separatismo” fue el principio supremo de la Ley.

La sociedad católica, a su vez, se protegía de las tropelías judías, --en cuanto podía--, que provocaban la repulsión de los cristianos, pues nunca podían olvidar, tampoco, la crucifixión de Nuestro Señor. Hubo excesos por parte de los cristianos, cuando ya la convivencia resultaba insoportable. Son dos sociedades tan extrañas, tan inasimilables,  como el aceite y el agua.

Ellos consideran la asimilación un gran mal, que afecta a la supervivencia misma del judaísmo, pues para asimilarse ocultan su judaísmo, y se alejan de la vida judía. Esto ocurre principalmente cuando los judíos viven en países ricos o en aquellos, como el nuestro, donde por falta de justicia, patriotismo y desidia ante la imperante ideología masónica filo-judía, y principalmente por la defección del freno católico, le es propicia la asimilación para actuar, viviendo en Argentina, y con DNI argentino, no como argentinos plenos, sino en la medida que les resulta provechosa; dando preferencia a Israel.

Pero en la diáspora, sólo se asimilan a medias, para permitirles una vida materialista, ni judía ni cristiana… aunque el sambenito judío no lo pierden jamás.  Por eso el predominio judío en Inglaterra y USA es enorme; igual que en Argentina. Menguando la vida moral católica se acrecienta el judaísmo.

Para conocer la verdadera interpretación de la vida judía en el gueto, presentaré las opiniones calificadas de prominentes pensadores judíos, resolviendo algunas de las tantas dudas e interrogantes. ¿Por qué permanecen judíos? ¿Por qué siente la mayoría de ellos que jamás podría asimilarse en el ‘galut’? ¿Por qué se recluyen en un gueto? ¿Por qué en la diáspora habitualmente la masa adhiere a los movimientos subversivos, y los oligarcas al imperialismo? ¿Por qué son repudiados siempre, por todos y en todo lugar, desde que el mundo es mundo? Etc.

Antes de continuar aclaro que no hay que asombrarse de la indigna actitud liberal de usar permanentemente la Historia, previamente manipulada y falsificada, en este caso el tema del gueto, para crear libelos que alimentarán a los incautos con mentiras, haciéndole decir a la Historia lo que a ellos les conviene; aprovechando el poder político y propagandístico abusivo para divulgar esas falsedades. ¿Acaso nuestra Historia argentina no está plagada de mentiras a designio, inventadas por la mente retorcida de los pseudo próceres unitarios y sus continuadores, los liberales, para que se lamenten e indignen de lo que no son más que cuentos engañosos y fantasiosos?

Tampoco sorprenderse que los mismos judíos aprovechen el tema del gueto para engrosar la ridícula manía de exhibirse permanentemente como perseguidos y atormentados, sin culpa alguna de ellos; y para justificarse diciendo que la superioridad que ellos creen tener sobre los goim provocan en estos una envidia siniestra, causa del “antisemitismo”.

El escritor judío sovietico  Iuri Ivanov, en su libro “La burguesía sionista al descubierto”, ( Nuevas Masas, l973, pg. 35), escribió:  “El judaísmo en el Galut estuvo, pues, también bajo la doble acción destructora: externa e interna, el antisemitismo y la asimilación que han sembrado el desbando, la desilusión y la degeneración…

“La asimilación formaba una ideología que negaba en absoluto la posibilidad de resolver la cuestión judía de otro modo que no fuera por la disolución entre los pueblos donde residían… Nada decía a sus sostenedores de aquel poderoso instinto de vida nacional, que denotaba el judaísmo a través de su azarosa historia.

“Había que forjar la conciencia de la nacionalidad judía, discutida y negada por los que en el mejor de los casos relegaron a los judíos a la categoría de casta religiosa, pues le negaban los atributos de pueblo y menos de nación”…

Entre los fundadores del sionismo, a principios del siglo XIX, dos ideólogos se destacaron:  Ajad Haam, proponiendo el gueto espiritual y cultural, mientras que su enemigo, Teodoro Herzl proponía el gueto político. Y entre estas dos posturas hay infinidad de variantes, escritas en libros enteros; de las cuales copiaré algunas:

Iuri Ivanov trae, en la misma obra, estos testimonios relativos al gueto:

Luego de la emancipación, “No sólo los judíos han abandonado su ghuetto; también el judaísmo lo ha abandonado. Para los judíos el éxodo se ha limitado a ciertos países, y ello se ha debido a la tolerancia; pero el judaísmo se libera él mimo (o se está liberando) allí donde entra en contacto con la cultura moderna, que derriba desde dentro las obras defensivas del judaísmo, por lo que éste no puede seguir aislado ni vivir una vida aparte…Cuando el judaísmo abandone los muros del gueto, correrá el peligro de perder su esencia, o por lo menos su unidad nacional, podrá ser fragmentado en muchísimas clases de judaísmo…”…  Ahad Haam , pg. 35

Ivanov escribió: “Señalemos que la cúspide gobernante de estas comunidades [judías] no se oponían a este aislamiento económico, social y puramente físico, por cuanto suponía  ‘el mantenimiento de la religión judía y de todo lo que ella abarcaba. “El investigador sionista inglés H. M. Schar afirma que ‘los primeros guettos españoles y sicilianos del medioevo temprano fueron constituidos a petición de los propios judíos…. A. Lienthal, investigador y publicista norteamericano dice, invocando a Salo W, Baron: “… los rabinos insistían en el separatismo por razones políticas y religiosas, y las principales leyes reguladoras de la vida del guetto fueron adoptadas en Portugal a instancia de los judíos que allí habitaban”. (pg. 35).

Puedo ofrecer más testimonios:  “La historia  judía de la diáspora no es más que un camino, un andar del errante, porque el guetto mismo fue un tránsito. El Guetto –dijo Herzl- - existe todavía en todas partes, por invisibles que sean sus murallas”. (L. Liacho, revista Davar nº 34, pg. 34).

“La comunidad millet (o guetto) son naciones definidas por una religión, no por el territorio, formas políticas o idiomas. Los judíos eligieron la comunidad millet, y fue la que hizo sobrevivir a la comunidad nacional”  .. “Nada había que tentara al judío a ser otra cosa que un judío, o que lo indujera a buscar centros de interés fuera de su propio círculo…” (revista judía Comentario Nº 18 pag.14 y 76).

Cecil Roth en “La época europea” (Paidos, pg. 105) se siente molesto por la vida de los judíos en el gueto, pero el resultado es el mismo: la emancipación ocasionó pérdida de muchas características judía; (¡pero mantuvieron floreciente el ejercicio de la usura!): “la adversidad les dio algunas características desagradables. Se volvieron timoratos para los problemas de poca monta, no obstante su gallardía para los grandes. Perdieron en gran medida su amor por la tierra y el campo. Tendieron en todas las circunstancias a hacerse sospechosos a sus vecinos los gentiles. Para burlar la interminable maraña de restricciones colocada sobre sus actividades económicas y personales, algunos de ellos aprendieron a cometer pequeños fraudes. Existen otras características propias de los judíos del gueto, producto de su profunda humillación, la cuales de ningún modo eran de admirar… y en general los delitos relacionados con los judíos fueron relativamente leves. Lo trágico es que en tal proceso, perdió no sólo las características superficiales adquiridas, sino también, en muchos casos, las virtudes judaicas fundamentales, así como su modo peculiar de vivir”.   

Max Nordau, famoso ideólogo del sionismo y compañero de Herzl, escribió: “La emancipación modificó del todo al judío y lo convirtió en un ser distinto.  El judío carente de derechos antes de la emancipación era un extraño entre los pueblos, pero nunca trató de levantarse contra tal estado de cosas. Se consideró como hijo de una raza totalmente distinta, que nada tiene de común con los otros habitantes del país. No le gustó el remiendo amarillo que tenía que llevar sobre su vestimenta, pues era una especie de invitación dirigida al populacho por parte del Gobierno, a cometer excesos groseros, y al mismo tiempo una consigna que sus hechos serán justificado; pero con gusto resaltó siempre su modalidad judía en forma mucho más expresiva que podía hacerlo la mancha amarilla. Allí donde las autoridades no lo encerraron en su ghetto, ellos solos lo formaron. El judío quiso vivir con sus iguales y relacionarse con los cristianos solamente en asuntos comerciales. Cuando oímos ahora la palabra ghetto, el eco de la humillación y bajeza aturden nuestros oídos. Pero el investigador de la psicología de los pueblos y el historiador de costumbres saben y reconocen que sea cual fuera la intención de los que fundaron el ghetto, los judíos de antaño no lo consideraban como una cárcel, sino como un refugio” (“Sionismo”, ed. Federación Sionista Argentina, 1937, pg.79).

Un goim, Douglas Reed, en “La controversia de Sion” (cap. IV), expuso que el gueto se originó en Babilonia para permitir el dominio de los levitas sobre el pueblo judío; allí “los cautivos  ‘disfrutaron de libertad’ completa de residencia, culto, ocupación y administración  propia”, según el Dr. Kastein. “Este liberalismo les permitió a los levitas transformar en cautivos a personas que eran claramente libres; bajo la insistencia sacerdotal, fueron reprimidos para establecerse en comunidades cerradas, y de esta forma nació el ghetto y el poder de los levitas. El control talmúdico de la era cristiana que decretaba la excomunión de los judíos, si ellos sin permiso vendieran ‘la propiedad del vecindario’ a ‘los extraños’, viene de aquel primer experimento de auto-segregación en Babilonia”.  Luego: […] “Los levitas y su Ley quedaban en lo más alto, y con ello la verdadera cautividad de “los judíos” comenzó, ya que su esclavitud a la ley de odio racial y religioso es la única cautividad genuina que ellos han sufrido”.

Reed continúa diciendo: “En el sigo dela “libertad” un gran número de judíos, en Europa occidental y en el nuevo occidente al otro lado del mar, demostraron el deseo de soltar sus cadenas de la Ley Judaica y mezclarse ellos mismos con la vida dela gente. Por esta razón nuestro historiador sionista, el Dr Kastein, considera el silo IXI, que es el más oscuro en toda la historia judía, cargada con el peligro mortal del envolvimiento en humanidad que felizmente fue vitado. Él no puede contemplar sin horror la destrucción, a través de la asimilación, de las barreras judaicas de raza y credo. Así que llama al movimiento por la mancipación del siglo XIX ”retrógado” y da las gracias a Dios que la “ideología” sionista preservó a los judíos del destino de la asimilación”

Ahora bien, luego de leer estos testimonios ¿Podrían honestamente los liberales y los judíos continuar con sus sensibleras alharacas malintencionadas fraguadas vilmente?  Aparentan escandalizarse del gueto judío pero: ¿Desconocen, acaso, que actualmente en el Estado de Israel, --desde 1948-- los árabes y cristianos viven en guetos, con y sin murallas,  despreciados, agredidos y discriminados? ¿Qué opinan del genocidio palestino perpetrado por Israel? ¿Cuándo comenzarán a denunciar tales excesos?

Jamás, porque esos políticos liberales son férvidos filo-judíos, no porque los amen, sino porque sobreviven con los sobornos y préstamos usurarios durante los cuatro años de mandato; luego estos dejarán paso a otra cuadrilla de mafiosos con las mismas intenciones e idéntica sumisión. Es un proceso que dura decenas de años en Argentina. Son asaltantes, carentes de amor patriótico.

Actualmente, en  Argentina,  los judíos viven aislados en un gueto virtual. Es un gueto espiritual y voluntario, no físico, donde desarrollan y acentúan libre y tranquilamente su vida religiosa y sionista, ajena a la argentina; para luego aplicar sus principios culturales y políticos sobre la ciudad católica; tratando de copar todas las actividades influyentes, principalmente en el periodismo y la política. ¿Cómo lo logran? ¿No se lo imaginan?

Ahora bien, todos los inmigrantes, de cualquier colectividad sean, nacidos en el extranjero, se arraigan en la Argentina, y, aunque añoren su patria lejana, educan a sus hijos para que sean plenamente argentinos ¡Bienvenidos sean!

Todos, menos los judíos. –aunque hay excepciones --. En las escuelas judías se los educa en el amor a Israel y a su bandera, relegando los principios fundacionales nacionales argentinos. Peor aún, adhieren publica y libremente, en consecuencia, a todas las formas de liberalismo y de subversión marxista, tan afines al judaísmo, como contrarias a la existencia de la Argentina. Quieren que sus hijos vivan lastimosamente auto-discriminados, como ellos, resientidos contra nosotros y contra los mismos judíos. Este desprecio a lo argentino es muy desagradable e injusto, y no ayuda en nada a una convivencia pacífica.

Los judíos tienen una religión y también una nacionalidad, como afirman los sionistas.  Ambos términos los consideran absolutamente confundidos y trastocados. El judaísmo es una cosmovisión política totalitaria basada en la teoría de estar predestinados para gobernar el mundo. La política está determinada por la religión, y ésta por mandatos de Jehová; según sostienen tanto los sionistas como los ortodoxos, ateos o religiosos, cada uno a su manera. ¿Alguien se atrevería a desafiar a Jehhová?

¿Pero, interpretan correctamente esos mandatos y promesas insólitas de Jehová? Las criminales acciones bélicas que ejecutaron en Palestina, para desalojar a los patriotas, desde principios del siglo XX, acentuadas en nuestros días, recusan esa interpretación “carnalista”.

“Es nuestro axioma que el judío que abandona al pueblo de Israel, se separa de Dios” (Maj’Shavot, Nº 1, p.12). Esta es una clara definición del gueto: los judíos que se separan del gueto espiritual o físico, asimilándose al mundo goim, pierden su nacionalidad y su religión. Los judíos que viven en la diáspora ¿Se consideran ciudadanos de Israel?, de corazón seguramente lo son; y en la diáspora son y se sienten extraños.

En Argentina, no hay violencia contra los judíos, pero sí malestar e indignación provocado por gente de una nación extraña, -- aliada desde siempre al pirata anglosajón--. Además, por actuar sospechosa, oculta y subrepticiamente, disfrazando su identidad, y pretendiendo mayores derechos de los que corresponden a los nativos… sin aceptar los deberes y obligaciones consiguientes.

La doble nacionalidad no existe ni puede existir. Los judíos establecidos en Argentina tienen obligación moral de vivir plenamente la argentinidad manteniendo, si lo desean, su religión y costumbres judías, pero social y políticamente deben aceptar y defender los principios elementales que identifican a la Argentina; que no son ni judíos ni internacionalistas ni ecuménicos.

¿Puede alguien imaginarse a un judío enarbolando la bandera del federalismo y de la soberanía nacional? ¿Aceptando que se instalaron, por la fuerza del dinero, en un país católico, donde deberían respetar la religión nacional, costumbres y tradiciones? Jamás.

¿Qué pasaría si se instalase una colonia de argentinos en Israel, para denigrarla y difamarla públicamente, ridiculizando sus tradiciones religiosas, alentando los valores árabes y defendiendo los derechos árabes a recuperar su propia tierra?  Esta odiosa actitud ningún judío la admitiría en Israel, pero en Argentina la viven desenfadadamente promoviendo posiciones extremas libertarias anti-patrióticas y anti-cristianas.

Algo más grave sucede en nuestro país: se trata del accionar de los potentados judíos, que se ocultan en el anonimato del gueto espiritual, desde el cual apremian, deciden, ordenan y asustan a los políticos cipayos y cagones, arrojándoles treinta monedas para que cumplan los designios sionistas.  Este poderío, que les mete miedo, lo ejerció exitosamente Chaim Weismann ante los gobiernos aliados, durante la2ª guerra, para que apoyen al naciente Estado de Israel, según cuenta en sus memorias.

¿Pero, podrían desprenderse de interpretaciones predestinacionistas de la Biblia, de ciertas tradiciones, costumbres y ordenanzas, y de la soberbia de imaginar que cierto Mesías, creado por ellos, les debe entregar el mundo entero para que lo gobiernen y usufructúen ‘a piacere’? ¿Un Mesías qué se identifica de alguna manera con ellos? ¡O ellos con él? Muy difícilmente. ¿Seguirán auto-encerrados así hasta el fin de los tiempos? Sólo Dios lo sabe.

Me da lástima que no salgan del gueto para asimilarse completamente; y más aún su obcecación en negarse a reconocer a Jesús, Rey de Reyes, Señor de las naciones, Dios del Amor, de cristianos y de judíos.+

 

Noticia: ayer (21/1/24) YouTube emitió opiniones de un anciano, blasfemo y sibilino, repugnante, en fin, que habla desde la vereda de un café, en una nota llamada “El amante de Milei”. Dice llamarse Jorge Bojanic,  --vaya uno a saber el verdadero apellido, pues éste suena a  chanchullo--, investigador y relator de  geopolítica de avanzada, para estar a la moda.

Comenzó su filípica con los insultos más soeces contra los” terroristas” árabes –o sea contra los patriotas que defienden su tierra. --. Y exaltado  expresó: ¡El ataque a Israel debe considerarse un ataque a la humanidad!

 “Locos de mierda, dijo, que van a hacer un desastre” en Buenos Aires. Inclusive agravió a Mahoma, desahogando su odio, ¿no tendremos un musulmán que lo ponga en vereda?-  

Agregando unos irrespetuosos exabruptos contra la Argentina, al mejor estilo unitario: país de mierda, de pelotudos, con el cual él no se identifica.

Y al fin llegó al meollo del asunto: diciendo que en todos los órdenes de la vida argentina sobresalieron los judíos, y a ellos los patriotas les debemos nuestra grandeza.

Pero como se cierne sobre ellos la maldad de los terroristas árabes, este  delirante propuso una solución acorde con sus pérfidos pensamientos: el gobierno debe clausurar los barrios judíos, permitiendo la entrada y salida solo a los residentes con pases. Mientras tanto la policía recorrerá sus calles y los drones surcarán el cielo para descubrir y evitar la destrucción que ejecutarán los terroristas, que será de una magnitud enormemente mayor que la de la Amia.

Propone, entones, organizar un verdadero gueto, donde los judíos vivirán seguros y felices, sin contaminarse con los goim, en pleno Buenos Aires; defendiéndose de los árabes. ¡El separatismo del gueto! ¡Siempre el gueto!

Pero estos insólitos disparates sospecho tienen un fin político más trascendente: preparar un ambiente de guerra, anunciar una comprobada amenaza de ”antisemitismo,” contra la “colectividad”, que destape el  miedo, y exacerbe el odio, para “justificar” a la Mosad, o a  quien sea, para que invada Buenos Aires. Es una suposición, claro está, pero… recordar que cuando lo de la Amia vinieron miembros del ejército israelita para investigar el ataque a sus compatriotas… nacidos en Argentina.

Es un proceso bélico utilizado frecuentemente por el Pentágono USA para “justificar” sus guerras de conquista.  Crean conflictos, acusan a naciones ajenas de ser esto o aquello; que poseen armas peligrosas para la seguridad de la USA; que es necesario que ellos los “civilicen”, etc., suficientes argumentos  para permitirse invadirlos y masacrarlos. Pero como en Argentina no hay musulmanes ni “nazis” criollos, aplicarán la tramoya acostumbrada: cometerán auto-atentados ejecutados por bandas de terroristas judíos, como en el caso Amia.

Los judíos –por algo son sus aliados— asumieron este método y lo aplican generosamente con mucho éxito en Palestina, pues le permite reforzar el ejército para asesinar palestinos y ocupar más territorios ajenos. 

Seguramente han programado aplicarlo en Argentina. Luego de la llegada de las fuerzas de seguridad de la  Mosad, instalarán fácilmente bases militares previendo nuevos atentados; debido a que no existen Fuerzas Armadas que los detengan. Y en menos de lo que canta un gallo ya los tendremos asentados a un pasito de la Patagonia, para cumplir el sueño dorado de Herzl:  fundar un Estado judío soberano en territorio argentino.

Quedaría así materializado el Plan Andinia, denunciado hace décadas por el Padre Meinvielle, sin que las “altas autoridades” se den por enteradas. La Patagonia sería, entonces, nuevo campo de batalla entre árabes y judíos. En la que deberían involucrase los argentinos patriotas.

Como corolario, exhibió una imagen de la “Ultima Cena” de Leonardo, para indicar que descubrió´ entre los Apóstoles a la “esposa” de Nuestro Señor Jesucristo, diciendo que Jesús tenía esposa como todo buen cristiano.

No se ni me interesa saber si es judío, pero actúa como tal, o como masón, sabiendo que puede decir lo que le plazca sin que a las autoridades se les mueva un pelo.  Prepara ladina y públicamente unac ontienda ue derivará en la entrega y ocupaión de parte de la Patagonia, para instalar un Estado judío en Argentina. ¿ Y qué ? diría la judía Bergman.

Esperamos las protestas de nuestros patriotas contra la maniobra de este blasfemo y enemigo público de la Patria. De los obispos y la de los no menos patriotas generales; de sindicalistas, agricultores, profesionales, etc. etc..+

 

 

 

 

 

.

 

viernes, 5 de enero de 2024

 

 

¿EL FIN DEL EJERCITO ARGENTINO?

(Con él se nos va la Patria)

N

o deseo de ningún modo acusar al que fuera el glorioso Ejército Argentino, de San Martín y de Rosas, defensor de la Soberanía nacional y Libertador de pueblos, al que respeto y admiro como fundamento armado de la Soberanía Patria, y por su prestigio internacional movilizándose únicamente en Guerras Justas.

Actualmente deja mucho de desear, pero la Institución existe mucho más encima de la posible bajeza de sus autoridades. Y confío esperanzado en su restauración, para bien de la Patria.

En otros tiempos fue ejemplo de dignidad y honor. Jamás agredió ni atacó a otras naciones, pese a que su mayor poderío bélico le hubiera posibilitado arrasar pueblos hermanos, en nombre de la “civilización” y el “Progreso”; adoptando la acostumbrada política imperialista anglo/yanqui. Sólo bajo el gobierno del liberal y masón Mitre se degradó atacando al Paraguay, hecho indignante y vergonzoso que luego el general Perón subsanó en lo posible restituyendo las banderas tomadas al Paraguay.

En nuestro país el poder de la masonería contra el Ejército es evidente; en las últimas seis décadas las autoridades liberales y cipayas, pretenden mantenerlo con el mínimo armamento necesario, no para defender la Soberanía nacional, sino su propio pellejo de las iras populares, por las atrocidades que cometen.

 Hoy día la existencia del Ejército no se advierte en su verdadera misión. Inficionado de liberalismo masónico, al renegar de su razón de ser, --que no es defender a los partidos políticos, ni decretos arbitrarios del presidente--, está miserablemente sometida al arbitrio de sus enemigos internos y extrnos.

Por tanto temo que se concrete mi terrible sospecha, avalada por las grandilocuentes exteriorizaciones públicas del ferviente sionista Milei, que  envíe tropas o ayuda material a los israelitas, haciendo cómplice el Ejército argentino de la política exterminadora sionista.

La gloriosa bandera argentina, azul y blanca, junto a la criminal bandera de Israel sería la más monstruosa afrenta contra el honor y dignidad de los militares argentinos.  ¿Habría algo más doloroso para los patriotas argentinos que imaginar a nuestra bandera coparticipando en los asesinatos de palestinos; o imaginar a nuestros jóvenes soldados empuñándola en Israel mientras los obligan a masacrar poblaciones inocentes e indefensas? ¿No comprenderán los altos mandos que la lucha de los palestinos por el territorio que les pertenece y les fuera usurpado, es semejante a nuestra lucha por Malvinas, usurpadas por la misma alianza judeo/anglosajona? ¿Tampoco comprenderán que, por esa razón, deberíamos apoyar a los palestinos en su Guerra Justa contra el imperialismo?

Héctor Giuliano –nunca lo he visto tan indignado- acusó al ejército judío por falta de virilidad, por las matanzas de mujeres y niños. (Aunque no es la primera vez que asesinan pueblos palestinos). ¿Aceptarán los militares responsables que con ese baldón de cobardía se ensucie para siempre al Ejército de San Martín? Baldón que será un estigma aun para todos los argentinos.

Y si Israel, apabullado por sus enemigos, decide invadir la Patagonia para instalar en ella una nueva Sión, cumpliendo las propuestas de Teodoro Hertz, con el aval del gobierno del judío Milei,  y la denuncias desoídas del Padre Meinvielle ¿Lo impedirá el Ejército, desarmado moral y bélicamente?

¿Admitirá sumiso la decisión de Milei de permitir la entrada de un ejército extranjero en nuestra Patria? ¿Aceptará que la flota yanqui controle nuestras aguas territoriales?

¡Que Dios y la Virgen salven al Ejército Argentino y restablezcan su honor militar defendiendo la Soberanía nacional!

¡Soberanía o Muerte! ¡Soberanía o muerte del Ejército del Régimen cipayo!

¡Viva el glorioso Ejército de San Martín y de Rosas! ¡Viva el coronel Seineldín! ¡Viva la Patria libre y soberana!