lunes, 19 de abril de 2021

 

CONTRA TODO Y CONTRA TODOS

Apenas anunciamos la aparición de nuestro periódico nacionalista, un liberal ‘políticamente correcto’ nos echó encima una lluvia tan tupida de consejos que nos empaparon, y nos dejaron ateridos. Nos dijo: -así  enfrascados en esas verdades que profesan no van a llegar a nada. Ustedes deben evadirse del encierro, no son poseedores de la verdad. Una verdad única no existe. Cada cual tiene la suya propia. No deben estar contra todo y contra todos.

 Proclamen la democracia –continuó-, donde dejamos decir todas las opiniones, aunque dichas por cualquier pelmazo. Hay que dejar hablar y opinar, para que la gente esté contenta; luego nosotros los liberales hacemos lo que se nos ocurre. Tienen que abrirse, ser condescendientes, tolerantes y “vivos”, porque el fin de la política ya no es más la instauración de la Soberanía y la búsqueda del Bien común, que estaba basada en esos anacronismos llamados:  la realidad de los seres y la verdad del hombre y de Dios; sino simplemente consiste en sumar votos. La cantidad de votos determina la verdad política; aunque sean de los pelmazos.

Hasta aquí las admoniciones de nuestro consejero enseñándonos la moral de situación aplicada políticamente.

Pero la realidad es muy otra. La verdad religiosa y la verdad política existen, y son tan consistentes que si se las repudia todo se viene abajo. Para descubrirlas hay solamente que acatar la Revelación y la ley natural. Actuar de acuerdo a las realidades existentes. Claro está que nunca las encontrarán los buscavotos que jamás abrieron un libro para enterarse de que trata eso de moral y de política.

Nosotros estamos contra todas las ideologías liberales y marxistas; contra todos los fantasiosos que sustentan esas utopías dañinas que nunca se concretarán.  Pues todas ellas nos conducen como un rebaño de bestias hacia el mundo globalizado, nivelándonos al mínimo nivel humano.  Todas ellas encarnadas en el Régimen unitario/liberal, entreguista, cipayo, corruptor, mentiroso, mantenido y dirigido por el imperialismo.

Lo curioso es que, a su vez, ellos se enfrascan en esas mentiras utópicas, en los fraudes, en las artimañas propias del oficio de políticos ‘vivos’, como si fuesen las únicas verdades legales y apropiadas para gobernar.

 Atacan la política verdadera, e infaman a todos los que se les oponen decretándoles la muerte cívica. A los nacionalistas nos atacan con furia tremenda, para gobernar sin oposición. Pero si los nacionalistas fuésemos multitud nos lamerían las botas.

 En definitiva, estimados compatriotas, los nacionalistas no somos ni más ni menos respetuosos, complacientes y tolerantes que ellos. Pero ¡ojo! Nacionalismo y liberalismo no pueden convivir. Nosotros exponemos la verdadera realidad política, ellos ‘hacen’ politiquería con la más miserable demagogia.  Con el Nacionalismo vive la Patria; con el liberalismo, tal cual ocurre ante nuestros ojos, la Patria agoniza.+

 

domingo, 11 de abril de 2021

 

LOS BUITRES AUTÓCTONOS…, DE ALCURNIA LIBERAL….

 Durante estos últimos años hemos asistido a una de las comedias tragi/cómicas a que nos tienen acostumbrado nuestros gobernantes; auténticos comediantes del Averno. Ellos despotrican vehementemente contra la avidez usuraria de los buitres judeo-calvinistas, mientras sumisamente siguen pagando los intereses de la deuda interminable. Ninguno investiga su legalidad, nadie reclama, pagan y pagan. Y así perduran felices, acumulando mayores deudas, hasta la próxima elección.

Pues bien, la Historia nacional, como  madre y maestra,  nos descubre sus verdaderos acontecimientos. Lo que sucede actualmente con la deuda usuraria que aplican los buitres del Norte, viene ocurriendo de la misma manera desde poco después de Caseros; pero sus beneficiarios en ese entonces eran buitres nativos; flor y nata del liberalismo masónico. Financieros y políticos de la Ilustración y del Progreso; de la Libertad contra la Tiranía.

Luego de Caseros comenzaron a gobernar los  miembros de la logia de los cipayos, que entregaron  la Soberanía y se repartieron los bienes que podían rapiñar, mediante negociados escandalosos por medio del Banco.

Imagínese usted la depresión neurasténica que sufrían sólo oyendo la posibilidad de la vuelta de la bárbara época rosista, donde ni los gobernantes ni sus privilegiados colaboradores robaban ni un patacón.

Este desfalco a los bienes de la Nación y esta opresión al pueblo trabajador fue programada luego de la época de Rosas, por supuesto, por esos unitarios que se llenaban la boca gloriándose de su probidad. Hoy día, sus descendientes, siguen machacando cínicamente que viven anhelando el Bien Común nacional, mientras roban brutalmente y a mansalva, dinero y dignidad nacional.

El señor Ricardo Ortiz de Rosas en una Conferencia que dictó en el año 1943, cuyo texto fue  publicado en la revista de Investigaciones Históricas JUAN MANUEL DE ROSAS, dijo:

El Banco de 1854 era el del Estado desde 1836 y Vélez no hizo otra cosa que tomarlo tal cual existía, vale decir es el Banco creado por Rosas con los restos del Banco Nacional.

Para conocer la obra de esta mentada institución, lo mejor es referirse a los que han historiado la época, con menos técnica financiera, pero con más veracidad de lo que sucedía.

Oigamos a don Mariano Pelliza, unitario, enemigo de Rosas, que desempeñó la Subsecretaría del Ministerio de Relaciones Exteriores por muchos años, hasta su muerte. Lo que sigue son transcripciones de su libro La Organización Nacional:

“Este original establecimiento de crédito –dice Pelliza- a que se llamó el coloso de los Bancos, el rey de los Bancos, no era más que una modesta Caja de Ahorros donde los pobres llevaron sus economías, para que los ricos que no tenían dinero disponible pudieran abrirse grandes créditos y entrar en las especulaciones que vamos a descubrir.

“Estos depósitos acumulados llegaron a ser millones, que el Banco, según su estatuto, prestaba libremente, descontando letras y pagarés comerciales con un reducido descuento del 7% anual o ayudando a los industriales o comerciantes de menos cuantía, con préstamos al mismo descuento y amortización trimestral de 5%...

“Los que facilitaban el dinero en hipoteca eran los capitalistas (los privilegiados, agrego yo) que obtenían del Banco las cantidades que querían al 7% y que, con toda seguridad, la imponían en hipoteca sobre excelentes propiedades en la Capital o en la campaña al 18%. Tan enorme usura recogida sin trabajo ni modestia, acrecentaba enormemente las fortunas, que hemos visto llegar a ser fabulosas”.

Agrega Pelliza: “No era difícil que al vencimiento faltase la cancelación. Renovábase entonces el compromiso aumentando el préstamo para percibir los nuevos intereses, y a poco de andar por este camino de las renovaciones, llegaba la citación del remate, o el prestamista venturoso se quedaba con la propiedad. Así el Banco contribuyó con sus préstamos liberales a levantar muchas fortunas, y con egoísmo impremeditado a la ruina de personas que, poseyendo bienes tenían que sacrificarlos a la usura de los capitalistas provistos, para esos negocios, en las cajas del mismo establecimiento”.

El negocio que se hacía con los agricultores era aún más escandaloso. Oigamos:

“El generoso capitalista, se presentaba en la comarca con la bolsa repleta de caudales y, a todos los que le merecían confianza ofrecíales ayudarlos en sus cosechas, nada más que en sus cosechas, proporcionándoles dinero al modesto interés del 5% mensual.” Es decir ¡al 60% anual!

Ya conocemos, como se conseguía el dinero y cómo se invertía sin rendición de cuenta, merced a las extraordinarias acordadas a los civilizados para disponer del tesoro público.

Hemos visto también, cómo la célebre institución bancaria de la Provincia, distribuía el dinero de sus cajas para beneficiar a los ‘civiles’ allegados.

Ahora agregaremos que el tesoro público también sirvió a la gloria de sus gobernantes.

 Alberdi, refiriéndose a don Bartolo dijo (advierto que lo dijo en 1874, años después de ser Mitre presidente): “Son juguetes que cuestan millones”, agregando en un capítulo que titula: “Popularidades que aumentan la deuda”:

“Una gran parte de la deuda actual, proviene del dinero tomado a préstamo por el Estado y gastado en formar la popularidad de sus gobernantes.

“La popularidad de Mitre (y de otros que no nombro), que lo elevó y mantuvo en el poder, cuesta millones a la República Argentina y a Buenos Aires.

“Esos señores no han ganado por sus escritos ni discursos, sino por sus empleos públicos, en que han podido dar otros empleos subalternos; es decir, salarios, comisiones; es decir, concesiones de obras y trabajos; es decir. beneficios; y, por fin, dinero público en otras mil formas de inversión, para pagar recompensas y servicios personales”.

 

Nota del blog: ya al día siguiente de Caseros  los próceres unitarios, los de los bronces repartidos por todo el territorio, para que nadie deje de venerarlos, estaban tramando como estafar al Estado y al pueblo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

jueves, 8 de abril de 2021

 

LAS ‘CHICAS’ LOS DESARMAN.

¿Es imaginable mayor bajeza, indignidad, ofensa que se puedan decretar contra los miembros de las Fuerzas Armadas? ¿Fuerzas Armadas? Pero si están desarmadas. Material y moralmente. Aguantando las agresiones de los gobiernos liberales/marxistas impávidos, bajando las cabezas.

No reaccionan ni contra las invasiones de todos los extranjeros que quieran venir a despojarnos. Tampoco reclamando, solidarios, contra el presidio de camaradas que lucharon contra la subversión defendiendo la Soberanía nacional. Ni contra el narcotráfico, que está emputeciendo a la juventud. Ni contra la delincuencia ciudadana. Pero lo más mortificante es haberlos sometido bajo el poder de unas ministras, o lo que sean, que pertenecieron a la subversión. Y que de alguna manera lucharon a mano armada contra el mismo Ejército argentino.

¿Lucharon? ¿Con esos rostros blandengues? ¿O fueron de comparsas?

Recuerdo la protesta escandalizada del “Campesino”, un general rojo designado a dedo, pero bien agalludo, diciendo que, con sus enfermedades venéreas, las “chicas” provocaban más bajas que las balas nacionalistas.

 Esas prostitutas rojas habrán tirado algun que otro tiro, para que las revistas marxistas, como ‘Ahora’ o ‘Noticias’ las fotografíen con un fusil en la mano, que apenas podían sostener, para demostrar que “el pueblo” era comunista: pero a nadie engañaban: su misión en el frente era otra; ellas debían alegrar a los soldados antes de ir a luchar.

Lo mismo ocurrió con las prostitutas embarcadas en las naves inglesas que atacaron Las Malvinas, para evitar que cunda demasiado el acostumbrado homosexualismo entre la marinería inglesa.

No quiero ser prejuicioso, pero, solamente sospechando que ‘nuestras chicas’, que hoy día tienen bajo su férula a todos los militares argentinos desarmándolos y humillándolos, puedan ayer haber ido al frente con el propósito de alegrar a los extremistas.  Sólo con esa sospecha, fundada en la actividad de otras chicas de otros ejércitos, es para reaccionar reciamente, como reaccionó “El Campesino”; (aunque, como buen comunista, no por escrúpulos morales).

Los altos mandos de nuestro Ejército deben reaccionar, protestar e impedir, por dignidad moral, que esas desgraciadas, aunque se  hayan alistado con el más exquisito pudor, pero sin ningún antecedente en la verdadera milicia, designadas a dedo sólo para satisfacer la venganza extremista, sigan conduciendo a su perdición al denigrado  y querido Ejército argentino.

 

 

 AHORCAREMOS AL ÚLTIMO OBISPO CON LAS TRIPAS DEL ÚLTIMO GENERAL.

Esta consigna pertenece de lleno a nuestros ‘compatriotas’ de los trapos rojos. pero en realidad este lema marxista lo adapté yo mismo a las actuales circunstancias históricas, que se mantuvieron semejantes a través de siglo y medio, desde su proclamación.

De ninguna manera el nacionalismo comparte el odio comunista a la Iglesia y al Ejército argentino, más bien los consideramos baluartes de la nacionalidad.  Y menos aún proponemos el asesinato o la tortura psico-política para acabar con los opositores. Pero, considerando el papel vergonzoso que desempeñan actualmente, tanto Obispos como Generales, renegando de su vocación eminente, negándose a ejercer el poder que Dios les otorgó, y defraudando las expectativas nacionales y populares, exigimos –aunque a nuestro reclamo se lo lleve el viento-  que la Justicia les aplique un durísimo escarmiento.

Claro está que los bolches sólo quieren liquidar físicamente a los Obispos tradicionalistas y a los generales nacionalistas (si es que quedasen algunos), que son los respetados por nosotros, mientras aceptan gustosamente a los sumisos.  

De manera que hay una diferencia sustancial: los del trapo rojo los humillan para que luego organicen las milicias populares rojas –como Miaja-; y los obispos ‘constitucionalistas’ instauren el ateísmo práctico de una única pseudo religión universal.  Nosotros los nacionalistas, por el contrario, queremos  recapaciten y vivan su verdadero papel de defensores de la Iglesia y de la Patria mancilladas. 

Casi, casi, las mismas palabras, Pero absolutamente distintos fines, distintas tácticas, distintas interpretaciones, distintas consecuencias: o Soberanía y Bien Común, bajo un gobierno nacionalista, con Obispos y Generales patriotas; o la extinción de la Patria y de la Iglesia; causando la vergüenza nacional y la miseria popular, bajo un gobierno ‘democrático’, de tendencia solapadamente marxistas y simultáneamente abiertamente ¡capitalista! Como está ocurriendo hoy día, con Obispos y Generales mudos ante el desastre.

¡Si! Capitalista, porque tanto los de la derecha como los de la izquierda –división ficticia, porque desde todo el ámbito liberal, los marxistas y los capitalistas se proponen los mismos fines-, unos anudándoles una tripa al cuello del adversario, los otros atontándolos con TV y Cocacola. ¡Si les sobrasen algunas tripas no se olviden de ciertos sindicalistas!

 Entre estos y nosotros, nacionalistas, una abismal oposición. Un enfrentamiento por la supervivencia o la muerte.

martes, 6 de abril de 2021

 


 

 

¡BASTA! ¡BASTA!

¡QUE NADIE ESCAPE!

 

 +¡BASTA DE POLÍTICOS Y JUECES CORRUPTOS!

 +¡BASTA DE PROMESAS MENTIROSAS                                                  +¡BASTA DE ROBAR EL DINERO DEL PUEBLO.                                      +¡JUICIO AL RÉGIMEN LIBERAL QUE DESTRUYÓ NUESTRA PATRIA!

 

 

jueves, 25 de marzo de 2021

 

¿Qué carajo pasa con la juventud?

Si este término campechano afecta su sensibilidad, pues sustitúyalo. Pero para mí es el apropiado e irreemplazable para explicar la agresión internacional contra la familia, la mujer, la niñez y la juventud, con el consentimiento del Estado liberal que todo lo pudre, y todo lo consiente… mientras lo sobornen. Término que adquirió su lustre en las pulperías, hace siglo y medio, al grito gauchesco: ¡Viva Rosas, carajo!

¿Qué carajo pasa en un país donde el Estado no protege a la niñez y a la juventud de los mercaderes de aberraciones morales? ¿Qué pasa en un país donde a la juventud, edad de los ideales heroicos y magníficos, se la abandona sin medios para alcanzarlos? ¿Qué pasa en un país donde se corrompe de tal manera a la juventud que se la incita a la delincuencia? ¿Qué pasa en un país donde no se combate eficazmente a la drogadicción, donde la música y las películas de Hollywood avasallan con inmoralidades? ¿Qué pasa en un país donde un gobernante, en vez de ser ejemplo de moralidad, se enorgullece públicamente de tener un hijo,  “algo distinto”?

Sucede que este Régimen y sus miembros, están moralmente podridos ¡Y esto se huele en todos los estratos sociales! ¿Qué pasa en un país donde los poderosos roban, defraudan, y salen indemnes, para continuar sus tropelías?

Sucede lo que sucedió en el siglo XVI en Inglaterra, cuando se desató la guerra protestante de los ricos contra los pobres, instrumentada con una justicia corrupta, pues sólo regía para beneficio de la plutocracia de los lores, y para defender sus propiedades; mientras el pueblo vivía sumido en la miseria. Los lores habían robado los bienes de la Corona y de la Iglesia, y nunca fueron procesados, pero si un campesino cazaba una liebre en las tierras usurpadas por los lores, para alimentar a su famélica familia, era ahorcado.

Esta justicia corrupta fue uno de los legados del protestantismo, para acabar con la Cristiandad. Y naturalmente fue asumido por el Régimen liberal argentino, de manera que hoy la tenemos implantada con toda su hediondez en nuestro país.

 

 

 

miércoles, 24 de marzo de 2021

 

¿POR QUÉ EL NACIONALISMO?

Porque la soberanía es la vida de las naciones.

El nacionalismo exige prioritariamente ganar la Soberanía nacional, sobre las bases de sus propias características nacionales.  El nacionalismo es el único movimiento político que se lo propone.  País nacionalista es país soberano; el cual disfruta de una vida independiente y libre, puede acceder al Bien Común, e implementar una respetable política exterior, en defensa de la Patria, actualmente a punto de desaparecer ante el ataque de los buitres, de adentro y de afuera.   

 Cada país defiende sus propios valores fundacionales, los que le dieron el ser; que no son intercambiables con otros. No se pueden suplantar ni imitar. Ningún nacionalismo es artículo de exportación. El nacionalismo argentino es totalmente diferente al yanqui, al alemán, al inglés o al sionista o al chino.

Los políticos debieron haber respetado nuestra esencia nacional y no repudiarla, como hicieron los unitarios, considerándonos bárbaros incapaces de vivir con lo nuestro civilizadamente. La Soberanía se debe basar en esos principios que nos dieron el ser:  católicos, Hispano-americanistas y sanmartiniano rosistas.  

El nacionalismo vive en las entrañas populares, porque es la afirmación del amor a la Patria. El hombre, animal político, ama instintivamente a su Patria; como ama a su familia. Es una reacción natural y espontánea; pero a su vez debe ser lúcida e intelectual, para dirigirla hacia su auténtico bien. Porque amor verdadero es sacrificio y entrega por el bien de quien se ama. Políticamente, ese bien que anhelamos es la auténtica personalidad de la Patria amada, para descubrirla y resguardarla; no eliminarla por una ideología extranjerizante.

Y el pueblo debe saber que, para enfrentar la guerra solapada que nos agrede, debemos sacrificarnos patrióticamente; porque nadie nos regalará la Soberanía: hay que ganarla y mantenerla. Si se pierde por abulia, guerra o diplomacia, nos invadirá la miseria; tal como viene aconteciendo desde antaño.

Para subsistir, las naciones avanzadas y progresistas del 1º mundo progresista, como Inglaterra, USA, Israel, China, etc. desarrollan una inflexible política nacionalista y proteccionista, pagana, estrecha y agresiva, para defender su identidad, y desde allí lanzarse a avasallar el mundo, sin reparar en ‘prejuicios’ éticos.

Nuestra Patria debería haber asumido una política nacionalista y católica, luego de Caseros, para vivir como nación soberana; fraternalmente entre las demás. Pero, los traidores planearon todo lo contrario, con ese odioso complejo de inferioridad de los ‘iluminados’ unitarios, que subsiste hoy día en todos los partidos. ¿Existe acaso, algún gobernante liberal que prometa restaurar nuestra soberanía? ¿Alguno que hable de sacrificios para lograr la Soberanía, único camino para el Bien Común y la grandeza patria? ¿Alguno que desafíe a la burguesía achanchada pidiéndole sacrificios? ¿Alguno que hable virilmente de honor y dignidad? ¿Que no suba para robar sino para sacrificarse por la Patria?

Inclusive hoy día, desgraciadamente, hay personas que distinguen nacionalismos de patriotismo. Ellos, buenos e inteligentes patriotas son demócratas liberales, o sea: no son ‘demócratas’. Aman esa ficción inventada por los unitarios que no es la Patria verdadera, pero que les permitiría acceder al menos a un puestito. Son los famosos pescadores ‘nacionalistas de derecha’. Usan el verso de siempre de los acomodaticios. Y nos tienen la tirria acostumbrada como cualquier liberal, porque lo son, deseando justificar su anexión al Régimen partidocrático con esa falsa sutileza. Por embarullar malignamente son enemigos peligrosos.

Además, el Poder internacional del Dinero usurario, que maneja tanto al liberalismo  como al marxismo, nos prohíbe a los nacionalistas comunicarnos públicamente,  mediante todos los recursos perversos a su alcance, empleando el famoso “complot del silencio”, por el cual el periodismo publicita a todos los partidos, desde la extrema derecha a la izquierda; mientras estén  suscriptos al imperialismo capitalista o al marxista. Y a nosotros nos niega un lugarcito para hacer conocer al pueblo nuestra solución, la única patriótica, como alternativa válida e indispensable para sobrevivir con dignidad.

Sin posibilidades de restaurar la Soberanía, mientras esté instaurada en el gobierno la política liberal y marxista, continuaremos agonizando como miserable factoría de cualquier imperialismo; pareciera que solo con la ayuda Divina podríamos evitar ser el hazmerreír del mundo.+

sábado, 6 de marzo de 2021

 

SÓLO HACE FALTA:

¡ UN CAUDILLO !

Si apareciera un Caudillo, por una de esos milagros inesperados, se lanzarían sobre él, con intenciones homicida, emergiendo desde las tinieblas de las logias omnipotentes, todas las bestias carroñeras, para infamarlo y degradarlo hasta el asesinato.

Don Juan Manuel de Rosas, paradigma de los Caudillos argentinos, por amor a la Patria, sacrificó su vida, su honor, su familia, su patrimonio, ante el embate expoliador y miserable de los liberales luego de 1853. Entregó todo lo suyo porque intuyó que era el único, el insustituible, el deseado para salvar a la Patria en uno de sus momentos más funestos.                                                                                                                                                                                                                                                                         Y se transformó en un poderoso Héroe mítico, donde los argentinos se miraban y mirarán por siempre, mientras exista la Patria, para seguir su ejemplo. Arrastró al pueblo entusiasmado y dignificado a librar luchas heroicas por Dios y la Patria, causando la admiración de americanos y europeos.

Cuando todo se derrumbaba, ante la traición de los unitarios, la conspiración de los lomos negros, los malones de la indiada, y el ataque imperialista, tomó el Poder y se erigió en el Restaurador.  elaborando su política en orden al Bien Común y a la Soberanía patria, desde las entrañas fundacionales, populares y tradicionales. Y por veinte años Argentina fue una soberana.

El Caudillo es un verdadero Señor, rodeado de una aristocracia de Señores, los mejores por mérito y patriotismo--, que no asciende  por acomodo ni soborno ni por sufragio amañado-; y de un pueblo enfervorizado, siguiendo al Caudillo, en una auténtica expresión democrática, única manera que el pueblo jerarquizado logre vigencia política. Así fue Rosas.

Por el contrario, un presidente, liberal y ‘democrático’ se lo imponen al pueblo desde las tinieblas de las logias. Es un ente burocrático, irresponsable y repudiado, que usurpa ladinamente las facultades extraordinarias en nombre del pueblo, a quien explota, degrada y abandona en la ruina; luego de llenar su bolsa y la de todos sus compinches. Sabe que, mientras mantenga a la Nación como factoría del imperialismo, su corrupción será impune, para ser luego nombrado en los manuales de Historia como un ilustre prócer nacional. Así se fabrican falsos próceres.

De nuestro Restaurador expresó un brasilero, el señor Pedro Calmon, en “El Vizconde de Abrantes y Rosas”, publicado en Río de Janeiro, 1937, una visión encomiable, mítica,  distinta, pero veraz, respecto a su actuación ante la intervención prepotente de los imperialistas:

“Francia y Gran Bretaña consumían en balde en el estuario del Plata el combustible de sus fragatas mientras intentaban engañarse mutuamente e intimidar al hombre de Palermo, que se burlaba de ambas.

El fracaso de la presión internacional contra Buenos Aires aumentó el prestigio y adornó de leyenda y popularidad el rostro sombrío de don Juan Manuel de Rosas.

 Por el error extranjero se convirtió en el mayor “criollo’ americano. Para él toda la América del Sud volvería su mirada conmovida cuando se anunció la inaudita y desesperada iniciativa española de ataque a las antiguas colonias para instalar aquí príncipes de la casa de Borbón. Si necesitaran una espada para combatir al intruso lo convocarían a él, el caballero de la pampa. La estatura titánica del dictador proyectaba una sombra extensa en el continente: tras los navíos de bloqueo tremolaba en el aire su poncho punzó. Crecía en el peligro. Desafiaba a las potestades del mundo”.+

 

¡Que Dios lo tenga en su Gloria!

 

 

 

  

 

LA REVOLUCIÓN NACIONAL:

Es indispensable, para acabar con la demolición argentina, pero ajustada a estas sucintas enseñanzas ‘directoriales’, por verdaderas irreemplazables; que nos ofrece la sabiduría y el patriotismo del

Padre Leonardo Castellani

Los exabruptos de los nacionalistas jóvenes que dicen: “El liberalismo es un montón de ruinas, el liberalismo ha muerto, el liberalismo ha desaparecido”… me dejan sonriente. ¿Y la USA y su “american Way of Life”, que quieren imponer y están imponiendo en todo el mundo? La herejía es fructífera cuando su impulso dura.

Habrá muerto el liberalismo de Rusó, de Echeverría, y si quieren el de Mazzini y  Croce.

El neo liberalismo o neocapitalismo, alabado incluso por Sombart, se nos aparece como un enorme edificio todo cuarteado por enormes grietas, rellenadas con inyecciones de cemento y grapas de acero. Se sigue agrietando, a osadas, pero lo siguen rellenando.

El esquema es el siguiente: existe el capitalismo con una enorme fuerza; y ha surgido frente a él otro monstruo, el comunismo, que es su contrario más no su contradictorio; pues ha nacido de las misma (mala) madre y bautizado en la misma pila; bautismo judío, por supuesto, si eso existe; o calvinista, si quieren.

El capitalismo se defiende con todas las armas, desde la propaganda hasta la bomba atómica. Para un último caso tienen en su arsenal una bien probada, la “dictadura jacobina”, sangrienpapada en la Revolución Francesa y terriblemente eficaz; pues la democracia abomina, como es sabido, de toda dictadura… de los otros. Contra ella el comunismo apronta, si es que puede, la “revolución de masas” o sea la sedición; “que es pecado mortal” decía pacatamente Tomás de Aquino. Del choque destos dos monstruosidades salió otra, la dictadura militar de Napoleón Bonaparte. Y ahora podría salir un dictador del Universo unificado, que en la Biblia lleva el nombre de Anticristo.

La ruptura satánica del mundo está en vías de realización. Esto el espíritu del mal no lo trata directamente, más queda oculto tras sus fuerzas ocultas para establecer un Gobierno Mundial ligado a una pseudo Iglesia universal considerada como su expresión filosófica.

“Desde hace más de un siglo todo un trabajo subterráneo de orquestación de los acontecimientos, de zapa a las resistencias, de puesta en sitio de hombres u organizaciones camufladas… está en fin dirigido a imponer un día a la humanidad el dominio de la Contra-Iglesia” –copiamos de uno de estos zahoríes.

  Este esquema lo dan ellos como único y necesario; pero otros zahoríes dan otro esquema, a saber:

Capitalismo y comunismo tienen una afinidad profunda, la abolición de la propiedad privada; y en puridad, la abolición de las Cuatro Columnas del Orden Romano, Familia, Propiedad, Ejército y Religión.

Caminan por tanto a fusionarse. O sea, hablando en plata, una guerra descomunal entre  EEUU aliados a Rusia contra China. Desa  “Guerra de Continentes” saldrá nadie sabe qué… cualquier cosa. Probablemente lo mismo del esquema anterior.

Bonito futuro nos predicen los dos. Pero no es peor que el predicho por la profecía del Apokalypsis.

¿Y por qué no podrían seguir así nomás las cosas, ser superada la crisis hodierna como lo han sido tantas otras, y entrar el mundo en la Paz, la Prosperidad y la Populorum Progressio? Este es el tercer esquema, de los No-Zahoríes; que a diferencia de los otros dos mantiene algo sociológicamente indispensable al hombre, el Estado; el Estado no tiránico, como es el de los otros dos.

“…Superadas las causas del actual estado de cosas la reacción favorable que YA se opera en la mente humana operará la recuperación de lo más valioso de la vida en este mundo: ¡LA LIBERTAD! (Alberto Benegas Lynch (h), nuevo académico de Ciencias Morales e Inmorales).

Bien supongamos que este traqueteado mundo ingrese (¿con España a la cabeza?) en un intermedio de tranquilidad que dure dos generaciones.

Para ese caso no imposible es que hay que planear para la Argentina la tan decantada “Revolución Nacional”, que hasta ahora no es más que una palabra.

“En toda revolución de carácter social, la clase más rica, si está unida ha de triunfar casi con certeza”; anoser el despiole tenga un carácter netamente bolchévico. De otro modo se convierte obviamente en una “Revolución Argentina”.

La “Revolución Nacional”, para poder ser, debe ser netamente política. Por tanto:

1.- La monarquía es la forma normal y permanente del gobierno humano. El gobierno “presindencialista” de la Argentina es en el fondo monárquico; pero con monarcas efímeros; y si provienen de esa farsa que son los partidos políticos y el sufragio universal, monarcas corruptos, o muy corruptibles, o impotentes.

2.- La superación deste sistema corrompido llamado “democracia” (plutocracia oculta) aunque fácil de formular, es terriblemente difícil de implantar.

Si es fácil de formular, podemos osadamente formularlo.

El presidente ha de ser vitalicio; o si quieren, de período 20 años para empezar.

El presidente ha de ser elegido por los Gobernadores de Provincia y dentre ellos. Los gobernadores provinciales pueden ser elegidos por sufragio directo cualificado.

El Parlamente, convertido en “Consejo de Estado”, debe estar formado por representantes de los cinco grandes sectores de los intereses nacionales, que integran el Procomún, a saber:

1)      Intereses del Trabajo.

2)       Intereses de la Defensa Nacional.

3)      Intereses de la Religión.

4)      Intereses de la Inteligencia.

5)      Intereses de las diferentes Regiones.

Todos ellos convenientemente unificados e integrados.

El Poder Municipal debe ser restaurado con vigencia propia, independiente en su esfera; y en general, instaurados todos los cuerpos intermedios, comenzando por la familia… Velay.

Como ven, esto es un capivolgimente de gran calibre, que no se puede hacer con sólo juntar una “Convención” y haciendo una Nueva Constitución – en el papel.

Tendría que surgir, no sólo un gran Político, sino todo un gran equipo político. Pide por esa boca. Soñar no cuesta plata.

La Iglesia argentina tendría que espabilarse; los sindicatos, que disciplinarse; las Fuerzas Armadas que armarse… de sabiduría.

¿Y quién le pone el cascabel al gato?

 En la Argentina cada día uno tropieza con cuatro estupideces; y hace una.                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

miércoles, 24 de febrero de 2021

 

DIPLOMACIA MARCHATRÁS.

Julio Irazusta nos recuerda una noción que siempre fue bandera del nacionalismo, absolutamente incomprendida y desechada por el Régimen unitario/liberal: sin SOBERANÍA política una Nación no sobrevive, ni puede tomar decisiones independientes, ni alcanzar la grandeza nacional, ni siquiera el Bien común. Sin SOBERANÍA una Nación muere vergonzosamente.

Escribió en “De la epopeya emancipadora a la pequeña argentina” en pg.259, unas breves palabras que resumen todo el accionar político entreguista del Régimen unitario/liberal: “Si hay una piedra de toque para juzgar la capacidad de gobierno propio, esta es la política exterior. De ella dependen el origen de los Estados, su desarrollo en el concierto internacional, sus posibilidades de engrandecimiento, su suerte definitiva”.

Soberanía significa, entonces, contar con gobernantes y diplomáticos competentes y patriotas, con vocación nacionalista, y el respaldo de bayonetas bien afiladas. Su personaje paradigmático fue un prócer cuya memoria fue fusilada por el periodismo al servicio del imperialismo, por la Historia falsificada, y la escuela cipaya: don FELIPE ARANA.

Podemos asegurar que la diplomacia del régimen liberal es en tal medida filoinglesa, que permanentemente beneficia los intereses de Gran Bretaña contra los de nuestro país.

Así viene aconteciendo desde que tomaron el mando los cipayos del Régimen luego de Caseros; pero la entrega es cada vez más descarada y sumisa. Pareciera que los diplomáticos nativos cumplen entusiastamente con el rito masónico de bajarse los pantalones en la logia, luego del cual, quedarían muy cariñosos con los amos, según denunciaba Patricio Maguirre. De tal manera que necesitan imperiosamente algún fortachón que los respalde, que les susurre dulces palabras en las orejitas, mientras les mete dólares en los bolsillos. 

 Antes fueron los ingleses, ahora los judeo-calvinistas yanquis, predestinados por sus delirios religiosos para dominar el mundo; mañana ¿serán los chinos?

Manejan tan perfectamente la política imperialista que siempre nuestros diplomáticos tienen alguien atrás, porque somos una factoría sin autodeterminación. No podemos, no nos dejarían enfrentarlos y ser soberanos. Ya que el destino de la Patria no le preocupa a un pueblo liberalizado; y un puñado de nacionalistas patriotas poco pueden hacer, sólo nos queda  obedecer y conformarnos con sobrevivir indignamente como factoría.

jueves, 11 de febrero de 2021

 

Amar la Patria es el amor primero

Y es el postrero amor después de Dios;

Y si es crucificado y verdadero,

Ya son un solo amor, ya no son dos.

 

Amar la Patria hasta jugarse entero,

Del puro patrio Bien Común en pos,

Y afrontar marejada y viento fiero:

eso se inscribe al crédito de Dios.

 

Dios el que no se ve, Dios insondable;

De todo lo que es Bien, oscuro abismo,

Sólo visible por oscura Fe.

 

No puede amar, por mucho que d’el hable

Del fondo de su gélido egoísmo,

Quien no es capaz de amar ni lo que ve.

 

R. Padre Leonardo Castellani.

 

 

 

 

 

 

 

jueves, 4 de febrero de 2021

 

MARIANO MORENO, ABOGADO INGLÉS.

¡TRAIDOR A LA PATRIA!

OTRO “PRÓCER” EXALTADO POR LA MASONERÍA, POR FOMENTAR LA INTROMISIÓN INGLESA EN NUESTRA PATRIA, FAVORECIENDO LOS INTERESES BRITÁNICOS, EN CONTRA DE LOS NACIONALES.

A continuación publico un excelente y exhaustivo comentario del destacado nacionalista don Ramón Doll, al libro de Sergio Bagú: “Mariano Moreno, pasión y muerte del hombre de Mayo”.

RAMÓN DOLL:

Los publicistas de avant garde en nuestro país, tienen razón en no querer desprenderse de Mariano Moreno. El famoso paladín de la revolución, el numen de Mayo, como lo titula Rojas, tenía, en primer lugar, todo el estilo del político ultraliberal que piensa y que gobierna en el siglo XIX, del cual a su vez los actuales izquierdistas son sus descendientes más directos.

El secreto de ese estilo ampuloso y desproporcionado, consiste en hablar siempre con desdén de lo que es, y con énfasis de lo que debe ser. Ahora, mientras ese estilo no pasa de la oratoria o de cualquier otro estilo literario, las cosas pasan más o menos desapercibidas; ya cuando el estilo más que de expresión es de pensamiento, debemos inquietarnos porque  el desdén distribuido, como lo dijimos más arriba, trae como consecuencia que el pensamiento no sea pensamiento, sino paralogismo o antilogismo y un pensamiento monstruoso lleva en potencia más daños de los que se puede uno imaginar. Pero donde ya el asunto se complica, es cuando ese estilo no es de mera expresión, ni de pensamiento, sino de políticas, es decir de acción práctica en el terreno de gobierno.

Mariano Moreno es ese estilo de gobernante, el hombre que gobierna lo que “debe                                                                                                                                                                                                                                             ser”, lo que él cree que “debe ser” o puede ser, con más énfasis que lo que es. Ese estilo ha causado males gigantescos, llena de desgracias la historia del liberalismo, provoca crímenes horrendos y, sin embargo, hay un sector grande de la humanidad que todavía la considera el silabario de la felicidad y el catecismo de la doctrina política.

Por eso Sergio Bagú hace la biografía de Mariano Moreno, lo exorna, lo enguirnalda, lo declara el fundador de la nacionalidad. Sergio Bagú no dice más ni menos que Ricardo Rojas, que Octavio Amadeo, que Ricardo Levene y que la Historia oficial. Por eso Sergio Bagú no trae discriminaciones de ninguna especie sobre el estilo de gobernante que corporizaba Mariano Moreno, ni puede colegir que males tremendos causó ese estilo a la nacionalidad, ni se inquieta ante la posibilidad de que hoy, mañana o cualquier día, él mismo Sergio Bagú, puede caer víctima de un político triunfante que gobierne para sus locas pesadillas, para su sangriento frenesí de terrorista aterrorizado o para un paraíso terrestre que flota en los sueños de un enfermo de utopía.

Si un oficial suelta la lengua y en forma chocante y burda dice algo que en el fondo no era tan absurdo en esa época la pluma de Mariano Moreno escribe una cosa más chocante todavía, porque abomina de un régimen monárquico al cual, sin embargo, en ese momento se le prestaba acatamiento, por prudencia, por táctica, porque así lo exigía la más delicada prudencia política. Era el fantasma, la entelequia para quien Moreno gobernaba, desatendiendo la realidad: era el estilo.

Si los jefes militares querían tener las facultades omnímodas que tienen los jefes militares y que no pueden no tener, a riesgo de que los subalternos conviertan un ejército en una asamblea. Moreno hablaba en su club del nefasto influjo de las armas, hacía antimilitarismo en los decretos, les acoplaba a los jefes militares un oidor, un auditor, especie de Doctores Tirteafueras que trababan la presteza, el automatismo de las ordenes y en fin, la eficacia del servicio. Y todo eso, con enemigos a cuatro leguas del cabildo. Fantasmas, antimilitarismo en los peores momentos para debilitar al militarismo. Lo que “debe ser” gobernando sobre lo que “es”. Estilo político de Mariano Moreno.

Si hay que nombrar un gobierno con poderes de emergencia hasta conseguir la emancipación, Moreno habla de las vilezas del esclavo que ama la esclavitud, y redacta una circular a las provincias para reunir nada menos que un Congreso constituyente. Pero cuando los congresales vienen y quieren controlar la junta, extender el número de miembros, quitarle a él atribuciones, entonces se acabó el constitucionalismo y el parlamentarismo y hace cuestión con argucias curialescas. Constitucionalismo en los momentos en que los barcos españoles depredaban en las orillas de Buenos Aires. Organización de lo que todavía no existía. Era el estilo.

Ante esas distorsiones de un espíritu enfermizo, un político que con esos devaneos no hacía sino enemistar, conspirar contra el que tenía a su lado, distraer a la gente de las atenciones ingentes que recababa la guerra, ante tanta anomalías  Sergio Bagú permanece casi extático frente a la figura de mariano Moreno y es que la filosofía política de Bagú lo ha habituado a considerar el manejo de las almas y de los cuerpos, de la salud, el honor y los bienes de los súbditos, es decir, a considerar la política como el gobierno de conceptos vacíos de realidad pero que tienen fuerza suficiente paras querer convertirse en realidad.

Esa filosofía no establece que el hombre es un ser débil, lleno de necesidades y que por lo tanto la política es la ciencia de los elementos tradicionales que subvienen a esas necesidades, orden, libertad, bienestar, justicia. No .Lo primero que postula la política liberal es que el hombre puede ser mejor y “debe ser” mejor de lo que es, de modo que los elementos tradicionales y eternos de las sociedades, los declara pasados de moda y se dedica a crear otros nuevos que no le sirven, claro está, para nada y al rato ya está buscando entre los escombros, los que tiró despreciativamente. El socialismo, por ejemplo, creyó que porque una máquina se perfeccionaba con tornillos más o menos, el productor se perfeccionaba también, olvidando que el hombre es eternamente igual un animal de presa tenga en sus manos una ametralladora o un hacha.

Es ese estilo político de Mariano Moreno y de Sergio Bagú, el que permite una conjunción sin dificultades, entre el biógrafo y el biografiado, siempre que ambos estén en el “debe ser”, en lo deontológico, diríamos.

Pero cuando se trata de hechos,  realidades, Sergio Bagú no discrimina, ni observa, ni examina. He aquí que Bagú no le concede ninguna importancia y hasta condesciende a declararlo, al hecho de que Mariano Moreno haya formado parte de la asonada de Martín de Álzaga en 1809. Sin embargo, estimado señor Bagú, esa asonada contra Liniers es reaccionaria. ¿Por qué está ahí Moreno, el Repúblico, el Jacobino? Se lo diremos. Mariano Moreno fue un agente de Inglaterra en el Río de la Plata; la presencia de Liniers en el gobierno era peligrosa para la emancipación que deseaban los ingleses, porque Liniers podría haber hecho una revolución separatista contra España, pero no ideológica, conservando las instituciones y hasta conservando él un título que el Rey había consagrado, pero que él había conquistado en prestigio militar y arrastre popular en las invasiones inglesas. Moreno no podía ver con buenos ojos que la Revolución se iniciara teniendo al frente un enemigo de los ingleses.  He aquí explicada su presencia en la asonada del 1º de enero de 1809.

Que mariano Moreno estaba en relaciones con los ingleses, lo dice el mismo Sergio Bagú cuando habla de la Representación de los Hacendados y cuando se refiere a su correspondencia con Lord Strangford por intermedio del espía Padilla, el mismo que hizo fugar a Beresford de Luján.

Pero Sergio Bagú sólo le da importancia al numen –como lo llama Rojas a Moreno- al “noumeno”, a la entelequia, a las ideas puras, en cuyo nombre se mata, se lanza al terrorismo y a la desesperación a una  población hirviente, se desquicia una sociedad y se le envenena desde las cuna con el virus de la anarquía, del entendimiento con el extranjero inglés y de la indignidad nacional.+

miércoles, 3 de febrero de 2021

 

 

APOLOGÍA DE DON JUAN MANUEL DE ROSAS.

(Texto del libro de Ricardo Font Ezcurra  "La Unidad Nacional", ed. La Mazorca, 1944)

"Don juan Manuel de Rosas “tiene” necesariamente que ser considerado siempre como un “monstruo”, como si fuera una ·furia del infierno” o cosa por el estilo. Lo exige así, imperiosamente, una especie de razón de estado con toda su fría y premeditada injusticia característica, y por eso es que nuestros historiadores  pretenden dar por terminada la investigación a su respecto y declaran sentenciosamente cerrado el debate histórico.

"Esta pretensión que condena a Rosas a ser considerado definitivamente y sin apelación como un monstruo, se explica por el temor que produce el previo resultado de esa investigación y de ese debate. Admitirla no sólo  respecto de Rosas, sino de cualquier otro, significaría hacer innecesaria la existencia de la historia, ciencia investigadora por excelencia.

"Si a Rosas se le acreditaran los trascendentales servicios prestados a su Patria, ¿Cómo se podría explicar la actuación de los que formaron la “Comisión Argentina” de Montevideo, aliados a los invasores para someter su Patria a la hegemonía extranjera?  ¿Cómo tendría que ser juzgada la “Expedición Libertadora” de Lavalle, financiada por el gobierno francés? ¿Cómo se podría tolerar el recuerdo de Sarmiento y de Florencio Varela? ¿Cómo se podría justificar a los “vencedores de Caseros”, aliados al Brasil para que éste, previo derrocamiento de Rosas, obtuviera de la Argentina las enormes ventajas territoriales y políticas perseguidas infructuosamente durante tanto tiempo?

"La leyenda del “monstruo” es la disculpa de su traición, es el madero a que están asidos luego del naufragio de su dignidad. Desvirtuada esta leyenda se vendría ruidosamente abajo toda la endeble armazón de su presunta gloria originada de haber combatido un monstruo.

"Los intereses creados históricos actúan con tanta potencia e injusticia como los económicos. Por eso esa leyenda que se origina en las “inexactitudes a designio” de Sarmiento, en las calumnias de Florencio Varela, en el rencoroso despecho de Marmol y en la degradada cleptomanía de Rivera Indarte, es continuamente actualizada en las prolijas y periódicas reediciones que se efectúan de sus obras, al mismo tiempo que se multiplican injustos y excesivos homenajes con que, a manera de cortina de humo, se obstaculiza premeditadamente el esclarecimiento de la verdad histórica.

"Por eso se le niega calumniosamente a Rosas su honradez acrisolada, su éxito magnífico y rotundo frente a Francia y Gran Bretaña, su admirable y heroica Campaña del Desierto y su honrosa y esclarecida gestión al frente de las Relaciones exteriores. Por eso no sólo su nombre, sino también el de sus colaboradores, es mantenido cuidadosamente ausente de las importantes instituciones y centros de población que él fundara, y se le resta importancia a la admiración sin reservas que le profesara el ilustre Libertador, quien le otorgó la más alta recompensa a que pudiera aspirar un argentino. Por eso se disimula la importancia del Pacto federal, suscripto por su iniciativa y por eso se le niega el ser el creador de la Confederación Argentina.

“Defendió como pocos su débil país contra la agresión extranjera- escribió Octavio Amadeo- … Defendió no sólo el honor sino también la integridad de su país con pericia enérgica; y fue él, sólo él, quien mantuvo aquella decisión inquebrantable. Las dos naciones más fuertes de la tierra se inclinaron ante este minúsculo señor lejano, y al retirar Inglaterra sus tropas y sus naves, entre las que había algunas fragatas de Trafalgar y algunos soldados de Waterloo, los cañones de la Emperatriz de la India saludaron con 21 disparos de desagravio y homenaje a una humilde bandera, desconocida del mundo, pero no ignorada por ellos”. 

"La defendió no sólo contra la agresión extranjera sino también contra los argentinos extraviados que pretendían entregarla al extranjero…

“La verdad se abre paso”, decía, como presintiendo el futuro, el santo y seña del Restaurador. Y no tardará en llegar el día en que la historia, justificando la razón de ser de su existencia y cumpliendo su verdadera misión, que no es por cierto la de halagar engreídas vanidades, exiga rendición de cuentas del colosal despilfarro del patrimonio patrio por cuya virtud no ha podido comprender la totalidad de los límites del antiguo Virreinato del Río de las Plata que correspondían, de acuerdo con sus legítimos e indiscutibles derechos, a su sucesora universal: la Confederación Argentina, la que hubiera quedado reducida  a su mínima expresión de haberse realizado la ocupación chilena de la Patagonia, como lo pedía Sarmiento y de haberse independizado las provincias de Entre Ríos y Corrientes, cuya desmembración tramitó Florencio Varela.

"Los que pretendieron entregar nuestra patria al extranjero son nuestros próceres máximos y el que lo impidió “con pericia enérgica”, ¡condenado a execración perpetua! ¿Es posible resignarse a semejante injusticia?... Para combatir a don Juan Manuel que era su adversario político, cometieron delito de alta traición, provocando conflictos internacionales en el Norte, en le Sud, en el Este y el Oeste, y cada una de esas injustas agresiones fue un granítico jalón que demarcaría la frontera futura, que a nuestra diplomacia posterior le sería imposible rectificar.

"Y ese incesante martilleo de sus 4 puntos cardinales resistido por don Juan Manuel de Rosas con denuedo ciclópeo, estimuló el sentimiento patrio y concluyó de forjar la unidad nacional…+

 

Ricardo Font Ezcurra, “La Unidad Nacional”, 1944.