viernes, 14 de septiembre de 2018


EL DOMINIO POLÍTICO GLOBAL DE LA USURA INTERNACIONAL
EL MAMONISMO ES UNA PESTE ECONÓMICA Y MORAL QUE DETERMINA LA POLÍTICA INTERNACIONAL EN ORDEN AL DOMINIO MUNDIAL; FUE IMPUESTO POR EL IMPERIALISMO JUDEO-CALVINISTA ANGLO-AMERICANO, LUEGO DE SU TRIUNFO EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL.ESTA DENUNCIA CRÍTICA EXPLICA EL FUROR BÉLICO ALIADO EN PROVOCAR LA GUERRA, PARA ACABAR CON ESTAS IDEAS QUE ATACABAN  EL FUNDAMENTO ESENCIAL DE SU EXISTENCIA:  LA USURA MAMONÍSTICA.
GOTTFRIED FEDER

Explica en pocas palabras lo que es el Mamonismo, en un párrafo que separamos de su libro:
“MANIFIESTO CONTRA LA USURA Y LA SERVIDUMBRE DEL INTERÉS DEL DINERO”
(Editorial Maxim pg. 18)
El mamonismo es una afección económica y moral.
M
ormonismo es el imperio siniestro e invisible de las grandes fuerzas internacionales del dinero. Pero mamonismo es también, como ya dijimos, una disposición del espíritu; es la adoración de estos poderes del dinero por parte de todos aquellos que están infestados por el veneno mamonístico.  Mamonismo es la exageración desmedida del instinto adquisitivo, en sí sano, del ser humano. Mamonismo es la avidez de dinero tornada locura, que no conoce meta más alta que amontonar dinero sobre dinero, que con una brutalidad sin parangón trata de forzar a todas las energías del mundo a su servicio y conduce a la esclavización económica, a la explotación de la fuerza productora de todos los pueblos de la tierra. Mamonismo es un estado del espíritu que ha llevado a una declinación de todos los conceptos éticos.
El mamonismo considerado como fenómeno mundial es equiparable al egoísmo brutal y desconsiderado del individuo. Mamonismo es el espíritu de la codicia, del despotismo absoluto, el principio del pensamiento orientado exclusivamente a apropiarse con rapacidad de todos los bienes y tesoros del mundo; es, en su esencia más profunda, la religión del tipo humano que está orientado puramente a lo terrenal.
El mamonismo es exactamente lo contrario de socialismo. Socialismo concebido como la más alta idea moral, como idea de que el ser humano no está por sí solo sobre la tierra, que todo ser humano tiene deberes para con la Comunidad, y también con toda la humanidad, y no sólo eso, sino que es responsable del bienestar actual de su familia y de su estirpe, y también tiene obligaciones éticas insoslayables frente al futuro de sus hijos y de su pueblo.

¿Porqué nos roban las Malvinas?

LA SOBERBIA PREPOTENTE Y AGRESIVA DE LOS PIRATAS INGLESES, QUE USURPARON Y OCUPAN LAS MALVINAS, PARA IMPONERNOS A NOSOTROS, Y MANIFESTAR AL MUNDO ENTERO, QUE ELLOS SON LOS AMOS, Y NUESTRO PAÍS UNA FACTORÍA ANGLOSAJONA, CONCIENTEMENTE ACEPTADA POR EL RÉGIMEN, IMPOTENTE Y ABÚLICA, QUE NOS AVERGUENZA Y HUMILLA.  IMPIDIÉNDONOS LUCHAR POR NUESTRO DESTINO HISTÓRICO DE NACIÓN SOBERANA.        

En estos dias, un buque de guerra inglés persiguió a uno argentino, argumentando que ejercía tareas de espionaje. Tuvo más suerte que el ARA San Juan, pues pudo huir antes de ser hundido. El gobierno nacional no reclamó fieramente, como hubiera correspondido, quitándole importancia al hecho; y al fin negándolo. ¿Quién tendrá razón? ¡Seguramente ellos los piratas!                                                                                      

Como hubiera saltado de indignación un patriota como don Felipe Arana ante tal atropello! Pero la burocracia liberal no quiere problemas, y menos aún la gravosa tarea de rescatar la Soberanía. Continuando, así, la acostumbrada diplomacia entreguista unitaria; ofrecida en el ara de la utopía del “Progreso”. Según anda el mundo, sólo se podría obtener circunstancialmente, en servidumbre, un cierto progreso material, cubierto de vergüenza, según los intereses de los dueños de la factoría. Así nos nombraron años atrás, “el granero del mundo”, cuando los piratas necesitaban alimentos a vil precio, que nunca terminaron de pagar, como los envíos de carne. Pero nunca llegará, mientras gobierne el Régimen liberal, un Progreso                                                    soberano.                                                                                  

Recuerdo cuando “lord” Costa Méndez, dijo despectivamente: nona luchar por esas islitas perdidas en el océano. El pobre infeliz, seguramente hermano “tres puntos”, quiso el ministerio para hacerle “ojitos” a la virtuosa reina, y recibir algún estipendio; no se propuso salvar el honor y la dignidad nacional, valores desconocidos por los liberales y masones del Régimen. Y también recuerdo que, en ese entonces, los grandes personajes del Régimen democrático se alzaron, esta vez indignadísimos y “virilmente”, no contra los ingleses, sino contra los patriotas que se atrevieron a recuperar las Islas, lo que significaba una injuria a la graciosísima majestad.                                                                                                                                                             La despreciable, ineficaz y cipaya  “diplomacia” argentina sigue considerando respetuosos interlocutores válidos a los piratas ingleses; negando, por obediencia masónica, que agazapada tras la tan promocionada templanza flemática inglesa, surge una ambición de poder y de oro sin límites; que allí se esconde el  bárbaro fariseísmo judeo-anglosajón, predestinado para dominar el mundo; -el  salvaje de  frac-, que Roma todavía no pudo civilizar.                                                                                                                                                                          Con estos delincuentes –Inglaterra, USA, Israel- no es posible exponer razones valederas; ni mantener un respetuoso diálogo diplomático. ¡Estos bárbaros sólo admiten la verdad que obtienen con la violencia de las armas! Pero si la nación que pretenden someter no baja el copete, invocarán llorosos, que inician la guerra contra ellas, pues son los defensores desinteresados de la democracia y la libertad, supuestamente conculcadas por esos “ malos” ¡Con estos bárbaros sólo es posible el diálogo de la fuerza de las armas! ¡Para ellos la verdad está en la punta de las bayonetas!     Y si defienden a muerte una situación injusta y falsa, poco se les conmueve la conciencia protestante, pues ya Lutero había aceptado el uso de la mentira en vista de un interés apropiado; pegándoseles tal idea anticristiana a su ética farisaica. Cuando los bárbaros anglosajones –ingleses y norteamericanos- adoptan esa noción de la mentira que debe y puede producir bienes, tenemos una característica importante de la ética del imperialismo judeo-calvinista-anglicano.  

LATINOAMÉRICA NO SERÁ SOBERANA, MIENTRAS NO RESPALDE LA SOBERANÍA ARGENTINA SOBRE MALVINAS.

LA USURPACIÓN DE LAS MALVINAS TAMBIÉN AGREDE POLÍTICAMENTE A  LATINOAMÉRICA.

LAS MALVINAS SON UN SÍMBOLO DE SOBERANÍA POLÍTICA

Escándalo en Montevideo por el stand que los kelpers abrieron en una feria, promocionando a las islas Falkland, que ellos poseen en el Atlántico, llamadas “antiguament” Islas Malvinas. Es sabido que tanto Uruguay como Chile comercian con las Malvinas, inclusive lo hicieron durante la guerra, y que se refieren a ellas llamándolas Islas Falkland, no Malvinas ¿De qué asombrarse? ¿Desconocían acaso que estos dos países vecinos están en convivencia con el imperialismo? Unos diputados del FPV se fotografiaron en pose de reclamo, pero se olvidaron de protestar y rechazar, cuando aprobaron la entrega del gobierno KK, de territorio nacional a los chinos. De esta manera cumplieron con el “gallinero”, aparentando profundo patriotismo. La Cancillería, y el embajador en Uruguay, por su parte, guardaron “prudente” silencio, para no inquietar a los amos anglosajones; no vaya a ser que en estos momentos históricos en que cubrirán nuestro país gratuitamente con millones de dólares, gracias a los mangazos de MAKRI, se les ocurra a los amos, en represalia por nuestro desacato, aumentar el interés usurario de la deuda. Y entonces ¡Andá a cantarle a Gardel!

Recordemos también que USA siempre apoyó a sus aliados naturales, los ingleses ¿A qué viene, entonces, el escándalo y el asombro? Ni de Chile ni de Uruguay, -ni de USA ni de las UN-, puede esperarse algún apoyo a los reclamos argentinos. Por el contrario; ganan dinero apoyando a los ingleses, aunque pierdan dignidad. Ni tampoco de la “hermandad” latinoamericana, pues el desmembramiento del Virreynato nos frustró y nos dividió, lo que durará hasta que hermanados de alguna manera hagamos un frente común contra el imperialismo anglosajón. Actitud que el imperialismo impedirá sea como sea. A tal punto estamos entregados que, durante la guerra de Malvinas, vi con mis propios ojos una manifestación de bolivianos en Villazón, con banderas inglesas desplegadas, contra la invasión argentina a Malvinas.

Como repito siempre: ¡Basta de discursos y leves e infructuosas protestas diplomáticas para engrupir al pueblo! Todo el mundo sabe que el Régimen no hizo ni hará nada para recuperar las Malvinas; porque permaneciendo sumisos vecinos de los kelpers, no nos hundirán ningún navío, y podremos seguir acunados, para sobrevivir vergonzosamente, en los brazos gélidos de la Usura Internacional.



11 DE SEPTIEMBRE
DÍ A INTERNACIONAL DEL FRAUDE POLÍTICO

En un día como este, las fuerzas internacionales caza bobos, individuos que proliferan en el mundo entero, han establecido dos acontecimientos para que fueran interpretados fraudulentamente, y sean asumidos religiosamente por el pueblo, como dogmas de la democracia.
En nuestro pobre país engañado hasta la médula, se proclamó “Día del Maestro”, al que fue en vida, pero más aún luego de muerto, gracias a la propaganda totalitaria del Régimen, un falso maestro que promulgó una educación laica, iluminista y antipatriótica.  La antípoda de una sana y verdadera pedagogía; un personaje nefasto, traidor a su patria, renegado de sus orígenes. Sus lamentables consecuencias las sufre actualmente la juventud. Pedagogía que convirtió a los estudiantes en licenciosas y resentidas imágenes del Maestro. Hoy día sumergidos en el materialismo mezquino de una vida hedonista, adictos a la propaganda dirigida, e ignorantes de los ideales trascendentes que lo podrían ennoblecer.

Con sus enseñanzas, en favor de la intromisión extranjera en nuestra Patria, y su desprecio a lo argentino, comenzó la desastrosa crisis demoledora provocada por el imperialismo. Por todo lo cual fue proclamado por la masonería, y en consecuencia por el Estado nacional liberal, ejemplo para los estudiantes y los políticos; y consagrado: ¡Grande entre los grandes, padre del aula, Sarmiento inmortal!

El segundo gran fraude acontecido en este día fue el “autoderrumbre” de las Torres gemelas en la USA, provocado, según las evidencias más probables, por los mismos yanquis. Pero, por supuesto, el hecho fue tergiversado, y anunciado a los cuatro vientos como un atentado a la democracia y la libertad, causado por terroristas árabes. Fraude empleado, en otras oportunidades, por la política yanqui, para lograr adhesión popular y militar contra los “enemigos” de turno, que casualmente poseen bienes codiciados. Así fue como puede, sin sonrojarse, entregar su apoyo total, material, moral, diplomático, al Estado judío; y justificar la guerra contra los países árabes; a los que se los sancionará – por lo que no hicieron- expropiándoles el petróleo. Y amansándolos para que se sometan al gobierno universal; así como deberán obedecer todos los que se rebelen.

viernes, 31 de agosto de 2018


        AUTORIDAD POLÍTICA O ANARQUÍA E INSEGURIDAD;                             
cuya expresión más notoria es el gobierno, obstinadamente liberal,  anodino y cipayo, de Makri.

“El hecho más grave en el día de hoy no es la desobediencia generalizada en los hijos, en los estudiantes, en los obreros, en los ciudadanos, en los que están en filas, en los sacerdotes. Lo más grave, lo peor de esta crisis, es la dimisión de los titulares de la autoridad, su perpetua vacilación, su demora en reaccionar, su incapacidad para decidir, para reaccionar, para castigar”.
+Profesor Jordán Bruno Genta: “Seguridad y Desarrollo”, pg.62.

jueves, 23 de agosto de 2018


Feminismo
Tremolan  trapos rojos y otros multicolores para acabar con la familia .

Luego de mi notita “Los trapos rojos” donde aclaro que. aunque el periodismo cómplice quiera disimular la ideología de los piqueteros que tremolan los trapos rojos, estos son plenamente comunistas o compañeros de ruta. Los periodistas son personajes muy peligrosos que, por escrúpulos o hipocresía, u obligados por sus amos, disimulan su apoyo al marxismo o al progresismo, acompañando la política subversiva clasista, desde la vereda de enfrente.
En la España roja, aún antes de 1931, el periodismo tuvo una incidencia fundamental en la divulgación del odio marxista; tal cual está sucediendo en nuestro país. La política subversiva es idéntica. Si lo mismo sucede en todas las latitudes, ¿Quién maneja entonces el periodismo mundial?
Los mismos piqueteros flameando los mismos trapos rojos, se prenden con cualquier pretexto, en cualquier manifestación, con tal de provocar disturbios. También se prenden, por supuesto, las “chicas” que manifiestan su liberalidad con los pechos al aire, orgullosamente prostituidas.
Estas damas -¡si al menos fuesen bonitas, y no pintarrajeadas para tratar de disimular su vetustez, que exhiben tanto las  jóvenes como las  maduras pasaditas de edad- se proponen liberarse de todas las trabas, o sea de todo lo que no sea su egoísmo infernal. Quieren quitarse de encima marido, hijos –abortando- (o que se los crie la abuela), familia, decencia y dignidad, sus obligaciones patrias, y fundamentalmente a Dios, o sea la moral católica; la gloria de ser mujer. Pretenden subvertir la vida entera desde la intimidad.

miércoles, 22 de agosto de 2018


A propósito de la asonada en plaza Congreso, de Buenos Aires.

LA UTOPÍA ODIA EL ORDEN NATURAL Y ODIA LA VIDA HUMANA.
La utopía, en todas sus formas y variantes, es siempre enemiga de la vida moral humana y, al final, hasta de la mera vida humana, a secas.

El utópico es el insatisfecho peligroso que, so capa de reformar el mundo, lucubra deducciones infinitas sin nexo alguno con la realidad y la experiencia.

¿Que  la verdad, la naturaleza y la inducción más elementales nos señalan la dirección contraria? Peor para todas ellas. La violencia y la saña a la que pueden llegar los filántropos no conoce igual en los anales de la delincuencia común. Acostumbran estos benefactores de la humanidad a dejar tras de sí un reguero de sangre, espeso como su soberbia.

La bestia negra de los utópicos es el “sentido común”.

Hace ya mucho tiempo que los utópicos más delirantes están al timón de nuestros gobiernos.
Pero piénsese que la clase dirigente de las revoluciones y de los regímenes utópicos está formada por los “ofendidos” imaginarios, por marginales y asociales, incapaces de ceñirse a la regla común de la obediencia moral.

No es infrecuente que en tiempos de revolución sean los pervertidos, los lunáticos, los ineptos, las meretrices o lo contrahechos los que vean en esos falsos ideales utópicos la ocasión –que creían definitivamente perdida- de redimirse socialmente. Y así las depuraciones más feroces las dirigen los incapaces más palmarios, encendidos por un celo febril.

Y así también, las ideologías más odiosas ofrecen la oportunidad al cornudo y al tímido psicológico de convertir su rencor en motor de una catarsis social diabólica.   Sea el feminismo, la alianza de civilizaciones, la eugenesia luciferina, los derechos polisexuales, el animalismo o la llamada violencia de género, nos ofrecen el espectáculo de la iracundia cuasi sagrada aureolando los rostros más ramplones, marcados por la frustración, pero que parecen elevarse hasta el séptimo cielo de la indignación utópica mientras pontifican desde su ignorancia.

Pero guardémonos de menospreciar esta morralla, pues de esa sentina surgen las levas que están acabando con los últimos vestigios de la vida tradicional, racional y conforme a la naturaleza.

Bueno, de ahí y de la tibia convivencia de los católicos liberales, siempre tan preocupados por dar la perfecta inclinación cervical ante el poder constituido, venga de donde venga. La furia utópica no descansa y, lo que es peor, cada vez encuentra menos resistencia para alcanzar sus objetivos de refundar la realidad al margen de la ley natural.

Disipemos rápidamente el conjuro brujeril de quienes piensan obrar conforme a su deber humano y cristiano desgañitándose para defender como última Thule moral la oposición al aborto provocado y a lo que vagamente denominan “familia” (incluyendo una relativa libertad de iniciativa educativa y el matrimonio).  No es que esos bastiones no formen parte irrenunciables de la ley natural, en cuya defensa, por cierto, cabe un mayor recurso a la fuerza del que se estaría dispuesto a admitir desde esa trinchera (la violencia es mala, venga de donde venga, nos amonestarán, repudiándonos).

El problema es que la moralidad natural es un todo coherente e irrenunciable en sí mismo.

No sólo en sus expresiones normativas (haz esto y evita aquello), sino, y esto se olvida frecuentemente, en sus condiciones de ejecución. La exigencia de la moral natural –la moral natural en el sentido natural- ni se ciñe a esos dos ejes de “familia” y “vida” (ni menos al esquelético mínimum con que se presentan), ni se limita a las obligaciones mismas, sino que abarca todas las condiciones previas que permitan ese cumplimiento. Ése es el fundamento de la doctrina política católica y no ningún capricho autoritario.

No se trata de confundirse sobre la viabilidad social de estos reclamos. Hace demasiado tiempo que cruzamos todos los límites y toda futura y eventual reconstrucción, salvo milagro, será dolorosa, dura, combatida y lenta.

Se trata de no confundirse sobre la naturaleza de nuestra moralidad ni sobre el alcance de nuestra doctrina. Como diría Madiran, se impone un gran esfuerzo de clarificación. Antes de nada.

EL BRIGANTE.
http//iotaunum.wordpress.com.