sábado, 22 de julio de 2017

EL EJERCITO ARGENTINO SERÁ CATÓLICO Y NACIONALISTA, DEFENSOR DE LA SOBERANÍA NACIONAL; O SIRVIENTE DEL RÉGIMEN LIBERAL CUSTODIANDO URNAS…
MARAVILLOSOS  EJEMPLOS  DE FE EN DIOS Y EN LA PATRIA, PARA QUE IMITEN LOS MILITARES, RESTAURANDO LAS GLORIAS  DEL EJÉRCITO ARGENTINO, Y SALVANDO LAS  IGNOMINIAS DE MENÉNDEZ, BALZA, MILANIA,  Y TANTOS MÁS…

El Rosario personal del General San Martín.
+Era de madera del monte de los Olivos de Jerusalén. Se lo había regalado la Hermana de Caridad, Julia María, que lo cuidara cuando estuvo herido en Bailén, en 1808.
+ Lo usó en los combates de San Lorenzo, Chacabuco y Maipú. Lo rezaba personalmente todos los días acompañando a sus granaderos, y a la tropa del Ejército de los Andes cuando todas las tardes, después de la tercera lista, (como dice Mitre) los sargentos de semana dirigían el Rosario en cada Compañía,
+ El General MANUEL DE OLAZÁBAL, combatiente de la Independencia, heredó del mismo General San Martín ese Rosario, y está en custodia en el Regimiento de Granaderos a Caballo de Buenos Aires. En nota de julio de 1871 dice: “SAN MARTÍN LO USÓ SIEMPRE, Y HASTA EN OCASIONES LO VI SUSPENDIDO AL CUELLO DEBAJO DE LA CASACA Y A MANERA DE ESCAPULARIO”…(La Nación, 5/oct./1872).
+ Las Fuerzas Armadas Argentinas conservan así dos significativos recuerdos del Gran Capitán: Su Sable corvo, libertador y vencedor; y su corona personal del Rosario.

Los Granaderos
+ Ya desde sus Cuarteles de Retiro, en Buenos Aires,  invocaban a Dios con fervor, según lo narra el mismísimo Pueyrredón en sus  “Memorias”.
+ “Después de la lista de diana se rezaban las oraciones de la mañana y el Rosario todas las noches en las cuadras, por compañías, dirigido por el Sargento de la semana”… Cuenta, luego, de laMisa dominical, la instrucción religiosa y otros actos.
+ Todas estas prácticas religiosas se han observado siempre en el Regimiento de Granaderos, aun mismo en campaña. Cuando no había una Iglesia o una casa adecuada, se improvisaba un altar en el campo colocándolo en alto para que todo el Regimiento pudiese ver al oficiante”.

Cruce de los Andes.
 EN EL CAMPAMENTO DEL PLUMERILLO:
+ Diariamente, según relata Mitre, “después de la tercera lista se rezaba el Rosario por Compañías”
+ San Martín todas las tardes en inspección de a caballo se llegaba a una Capilla vecina al Plumerillo y hacía una fervorosa visita al Santísimo Sacramento.
ANTES DEL CRUCE DE LACORDILLERA:
+ El Gran Capitán ofreció a la Virgen en la Misa cantada del 6 de enero de 1817, en el mismo presbiterio de la Catedral la bandera del Ejército de los Andes que habían acabado de bordar las Patricias Mendocinas.
+ Luego se dirigió al altar levantado en la plaza y delante de todos los Regimientos entregó si bastón de mando a la Virgen, colocándoselo en la mano derecha de su imagen y declarándola asi Generala.
+ A continuación empuñó el asta de la nueva bandera acabada de bendecir, y desde las escalinatas del atrio la batió tres veces y la presentó diciendo:
“SOLDADOS: ESTA ES LA PRIMERA BANDERA
QUE SE HA LEVANTADO EN AMÉRICA”…
Ese 5 de enero fue emocionante y significativo.
Como diría el historiador padre Cayetano Bruno, a partir de ese día…
“YA TENÍA EL EJÉRCITO SU PATRONA
Y SU INSIGNIA GUERRERA.
BIEN PODRÍA ESCALAR LOS ANDES Y CONSUMAR LA LIBERTAD DE AMÉRICA”…
+Este fervor mariano del Libertador quedó testimoniado en sus partes de guerra, órdenes del día, proclamas y en sus promesas a la Virgen: Capillas, Misas cantadas, el Santuario de Maipú, la entrega de las banderas tomadas al enemigo, y mil detalles más.-

Padre Rubén Alá.






sábado, 15 de julio de 2017

¡¡¡ ARGENTINA DE PIE !!!
COMO EN EL MAPA
Esbelta y erguida
Sobre la vertical cartográfica.
Recta y testimonial.
¡En posición de firmes!
Como un centinela montando guardia.
Gallarda en el respaldo gigante
De su columna vertebral andina.
Jamás caída. Nunca postrada,
Ni de rodillas ante invasores.
Ni somnolienta, ni recostada
En la horizontal de la pereza.
Así queremos a la Patria
Altiva, soberana
 Y vertical.

¡VIVA LA PATRIA!


Texto Padre Rubén Alé.

viernes, 14 de julio de 2017

“¡Ya hablaremos de capitulación después de muertos!”

El Milagro de Empel

«¡Santiago y cierra España!». Éstas fueron sin duda las últimas palabras que miles de enemigos de la Madre España escucharon antes de ser masacrados por la que fue la mejor infantería europea durante casi 150 años: Los temiblesTercios Españoles. Infanterías con un arrojo incuestionable y una lealtad absoluta hacia su Rey, estas unidades —consideradas por algunos como las legítimas herederas de las legiones romanas— acababan con sus adversarios lanzando sobre ellos un vendaval de plomo y un mar de picas.
En un tiempo en que España necesitaba defender sus territorios europeos con soldados fiables, los infantes de los Tercios demostraron de lo que era capaz un militar español resuelto y experimentado. Así, con la Cruz de Borgoña a sus espaldas y una daga en su cinto, estas unidades se labraron una reputación que, todavía hoy, les hace contar con un lugar privilegiado en la Historia.
Los Tercios Españoles eran una perfecta combinación de las distintas unidades militares de la época, formadas por veteranos soldados y la mayoría de las veces mandados por buenos oficiales. No eran simples mercenarios a sueldo sino hombres de honor, leales al Rey y unidos por una fervorosa Fe Católica. Todo lo cual motivaba a estas tropas en el campo de batalla, lo que unido a sus victorias les creó una gran reputación en toda Europa.
En el Siglo XVI el Flandes o Países Bajos Españoles eran territorios de las actuales Holanda, Luxemburgo y Bélgica y una parte del norte de Francia, entonces, por derecho, pertenecientes a la Corona Española de la Casa de Habsburgo. Allí tuvo lugar el mayor matadero de Europa en esa época, y es donde se decidió el futuro del continente. España como gran potencia mundial luchaba en solitario contra todas las potencias europeas y por todo el mundo, pero fue en el Flandes Español donde los combates adquirieron un tinte más salvaje y en las peores condiciones, sobre todo por el gélido invierno al que los españoles no estaban para nada acostumbrados.

jueves, 13 de julio de 2017

PAUL  RASSINIER
IN MEMORIAM

P
aul Rassinier, parlamentario francés, investigador de la historia contemporánea, escritor, poseedor de la medalla de oro de reconocimiento del Movimiento Francés de Resistencia, y a quien el pueblo alemán debe eterno agradecimiento  por haber sido el primero, inmediatamente después de su liberación  de un campo de concentración alemán, que comenzó la lucha contra la ola de mentiras y odios con la que querían convertir a Alemania en paria de los pueblos hasta el fin de los tiempos.
      Como adherente al partido comunista a los 16 años, luego de un breve período de observación se convirtió en su más enconado adversario. Como miembro del partido socialista desde el año 1934 comenzó su carrera parlamentaria, que lo llevó  como representante a la Asamblea Nacional por el distrito de Belfort. Durante la ocupación alemana formó parte  como fundador en la organización del grupo de Resistencia Norte Libre. Publicó el diario La Quatrième Republique, fué detenido por la Gestapo y llevado al campo de concentración de Buchenwald y más tarde al de Dora. Conoció toda la dureza de la vida en un campo de concentración, pero sabía también que ello  no era más que una parte de un conjunto en una guerra cruel, y su fanatismo por la justicia y su real sentido de verdad hicieron que se pusiera a la defensiva contra esa ola, verdad sólo a medias o falsa totalmente sobre los acontecimientos e informaciones reales, ola que en aquel entonces comenzó a inundar el mundo. Esos acontecimientos e informaciones totalmente deformadas se toman hoy como base para la investigación de la historia contemporánea, como material informativo de fuente fidedigna. La respuesta de Rassinier fueron dos libros documentales que  en Francia fueron publicados con los títulos de Passage de la Ligne y Le Mensonge d’Ulysses, este último editado también en alemán bajo el título de Die Lilge des Odysseus (en castellano La Mentira de Ulises). Publicó luego un segundo tomo llamado ¿Ahora qué Ulises?, y luego del proceso de Eichmann, una obra sobre el mismo tema que se tituló La verdad sobre el proceso Eichmann. En Alemania federal sus libros fueron totalmente silenciados. Cuando Rassinier quiso tomar parte en el proceso de Auschwitz, en Frankfurt, como informante, debió dejarse detener por segunda vez por policías alemanes, quienes, por orden del ministerio del Interior lo sacaron del tren en la frontera antes de que pudiera ingresar a Alemania y lo devolvieron a Francia como extranjero indeseable. A pesar de ello, el profesor Rassinier mantuvo su objetividad y simpatía hacia Alemania, y continuó trabajando incansablemente  en su tarea científica para establecer la verdad histórica, tarea de la que fuera arrancado por una muerte repentina cuando contaba 61 años, el 28 de julio pasado en. Asnieres (Francia).+


Publicado en ULISES, octubre 1967.

miércoles, 12 de julio de 2017


TRATANDO DE LIMPIAR LA BASURA  DE LA HISTORIA ESCRITA “A LA BARTOLA”
Replicando una  infame conferencia de M. Vedia y Mitre, el señor Alfredo Ortiz de Rosas,  bisnieto del prócer de la argentinidad, dictó una excelente titulada: “Rosas y el odio mitrista”, en la cual refuta  claramente los bajos, insolentes e infundados agravios contra el Restaurador, quedando al descubierto  la bajeza moral de esos figurones logistas, sectarios y desvergonzados,  flor y nata de la “Historia oficial” liberal, escrita “a la bartola”. Inclusive  la escrita por el revisionismo apócrifo,  marxista o peronista. Y así desfilan en esta historia bastarda, la alevosía de: B. González Arrili, S. María del Carril, Gutierrez, Rivera Indarte, la exaltación indigna de M. Vedia y Mitre, M. Pelliza, Ángel J. Carranza, E. Seguí, …
 Todos respaldándose en  el más descarado historiador, falsificador bartolero, asesino y ladrón: 
Bartolomé Mitre.
Publicada en la Revista del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas,  Nº 11, de marzo/abril de 1943. Debido a su extensión, reproduzco, a continuación,  sólo algunos párrafos, suficientemente elocuentes, que animan a leerla íntegramente.

Rosas y el odio mitrista.
Rosas es un hombre a quien le tocó desempeñar su papel después de un mito y antes de otro. Para que Rosas pueda tener jueces en su Patria, es preciso que Rivadavia y Mitre recobren su naturaleza de seres mortales y falibles.
[Carlos Pereyra].

      […] Los adversarios de Rosas, los unitarios de entonces, que ahora se llaman mitristas  o pseudo-mitristas, luchaban por otra cosa: “la libertad”, palabra engañosa que ha servido para encubrir muchas iniquidades; y luchaban a costa, precisamente, de la independencia, de la soberanía y del honor de la Nación, valores estos que, con criminal inconciencia, hicieron peligrar porque para ellos nada valían mientras se salvaran los principios.
      ¿Qué principios? No otros que los que les permitieron conseguir lo que han conseguido; también lo dijo Alberdi al comparar su acción con la de Rosas: “sus pobres sucesores -sostuvo- que sólo han  brillado en el talento bufón de ganar su rango y su pan”.
En el caso de los unitarios la pasión no tiene el mismo significado porque no la encendía el fuego que animara a la de Rosas; el bien indiscutido de la Patria. La pasión de sus enemigos no fue ni cristiana  ni patriótica; para ellos la pasión encubría un empeño desmedido por satisfacer ambiciones de predominio y de riqueza, aunque se le envolviera con nobles palabras, siguiendo los consejos de Salvador María del Carril.

[…]He dicho que Mitre era uruguayo por consanguinidad de varias generaciones.

[…] ¿POR QUE EL ODIO MITRISTA?
Aquí, y casi al término de mi exposición, séame permitido plantear un interrogante: ¿Porqué el odio implacable de Mitre a Rosas? ¿Porqué el de sus descendientes?
Mitre, como queda demostrado, ni su familia, estuvo  radicado  en nuestro país durante los años del gobierno de Rosas.
Mitre no fue emigrado ni proscripto.
Mitre no tuvo parientes, ni arraigo en el país, ni en la sociedad argentina.
Mitre no luchó jamás en las filas argentinas comandadas  por jefes argentinos, como lo fueron Paz y Lavalle.

sábado, 1 de julio de 2017

R. P. Vicente McNabb,  O.P.
Una carta abierta a un joven con inquietudes
QUINCE COSAS QUE UN DISTRIBUTISTA DEBE HACER

(Publicada originalmente en “GK’s Weekly”, el semanario dirigido por Chesterton. Recopilado en el capítulo 20. “Quince cosas que un distributista debe hacer”, de “Nazaret o el caos social”, escrito por el padre Vicente McNabb O.P. (1868-1843), editado en Londres por Burns Oates e  Washbourne, con el Imprimatur de Joseph Butt, Vicario General, (copiado de : cruzamante,blogspot.com).

Padre Vicente McNabb: nacido a poca distancia de la tumba de San Patricio, el padre McNabb fue tal vez un nuevo evangelizados de la isla. Sacerdote de verdad. Vivió la pobreza hasta hacer rabiar a los acomodados, sólo vivía con su Libro de Oraciones, su Suma Teológica, la Regla de su congregación (dominicos). Un amante del tomismo. Amigo de Chesterton, Belloc y todos los católicos que vivieron en esa Inglaterra secular o anticatólica. Y además, encima de todo: comunitarista (distribucionista). Un buen tomista antipersonalista” (Cristo mártir.com).

P
reguntas dramáticamente: “no me diga qué pensar, ya estoy suscripto a G.K’s. Dígame qué hacer”. Por lo tanto pondré en limpio 15 cosas, cualquiera de las cuales sería bueno hacer. Serán 15 por dos razones. Porque si escribo las 101 que podrías hacer, llenaría todo el número y no sólo un artículo de GK’s. El número 15 deja opciones, de la misma forma que, digamos, un hombre elige una corbata, un trabajo o una esposa.

No empezaré por el comienzo. Empezaré por cualquier lado y seguiré como pueda.. De hecho, cuando las cosas han llegado al estado de desprolijidad social presente, un comienzo puede estar en cualquier lado de cualquier forma. Lo único necesario es empezar.

1- Si tienes un hogar o chimenea, saca todo de encima, excepto quizás el reloj. Si eres tan afortunado como para no tener un hogar saca de las paredes de tu casa todos los cuadros y adornos, excepto un Crucifijo. Este te enseñará la pobreza de la Austeridad. Esta es como un estudio empírico de Economía.

2- Limpia tu propio cuarto diariamente, límpialo de ser posible de rodillas. Esto te enseñará la Pobreza del Trabajo. También evitará la parálisis de las rodillas. Parálisis que tiende a alcanzar las manos y el cerebro, cuando no la lengua.

3- Por cuarenta días o más –digamos durante Cuaresma- no fumes (ni protestes sobre eso). Esto también mejorará tu vista. También mejorará tu comprensión de una difícil cuestión económica: comprar (tabaco) y como aprovecharlo.
LOS ENEMIGOS Y LOS CIPAYOS.
BREVE RESEÑA DEL ACCIONAR  DE LAS FUERZAS DISGREGADORAS QUE  DEMOLIERON EL PENSAMIENTO Y LA POLÍTICA TRADICIÓNAL  ESPAÑOLA; IMPONIENDOLE, AL FIN, EL LIBERALISMO A ULTRANZA.
 CUANDO  EN 1810, EN PLENO AUGE LIBERAL ESPAÑOL, ARGENTINA DECIDE  LIBERARSE DEL TRONO COMPLACIENTE,   CIERTOS NATIVOS “ILUSTRADOS” YA SE HABÍAN CONTAGIADO DE LIBERALISMO,  FORMANDO  LA SECTA DE  AFRANCESADOS Y FILOINGLESES,  ANTITRADICIONALES,  PARA TRANSFORMARNOS EN LO QUE NO DEBÍAMOS  SER;   POSTURA QUE LUEGO SE CONSOLIDÓ EN  EL PARTIDO UNITARIO, DE TAN DESGRACIADA MEMORIA; CUYO ACCIONAR PERDURA  AUN EN NUESTROS DÍAS.
ESPAÑA FUGAZMENTE RESURGIÓ LUEGO DE LA CRUZADA NACIONALISTA DE 1939; PERO VOLVIÓ A CAER, PUES EL PODER DE LOS ENEMIGOS ES INMENSO  Y LA TRAICIÓN DE LOS LIBERALES INVARIABLE.
NOSOTROS ESPERAMOS, CONTRA TODA ESPERANZA, PODER RESURGIR DE ENTRE LAS GARRAS DE LOS MISMOS ENEMIGOS QUE ASOLARON Y ACTUALMENTE ASOLAN A LA MADRE PATRIA; Y  TAMBIÉN SE ENSAÑAN INSIDIOSAMENTE CONTRA  NUESTRA  ANÉMICA ARGENTINA, QUE POR OBRA DE LOS ENEMIGOS, CON EL APOYO DE LOS CIPAYOS, AL IGUAL QUE  EN ESPAÑA, HA PERDIDO EL RUMBO NO SÓLO  HACIA SU DESTINO DE GRANDEZA; SINO AÚN  SU PODER DE SOBREVIVENVCIA SOBERANA.
AL FINALIZAR ESTA BREVE RECOPILACIÓN INCLUÍ UNOS PÁRRAFOS DONDE BENEYTO PÉREZ EXPONE ALGUNOS DE LOS  EXCELENTES PUNTOS PROGRAMÁTICOS DE FALANGE, PARA EL RESURGIMIENTO DE ESPAÑA.
(Párrafos extraídos del libro: “El Nuevo Estado Español”, de Juan Beneyto Pérez, Biblioteca Nueva, Madrid, 1939, pg.84/91).

JUAN BENEYTO PÉREZ
II.- DECADENCIA Y RESURECCIÓN DEL ELEMENTO TRADICIONAL

L
a España imperial muere  precisamente porque ha perdido el impulso de aquellos grandes principios que le dieron vida. Y lo perdió por obra de la intervención. Fuerzas de diverso origen pero de idéntico fin, se enconan contra España. Ramiro Ledesma hace en su “Discurso” esta sugestión: “si España después de su primer traspié (1648), ha permanecido en una línea descensional, sin recobrarse como gran potencia, es porque alguien lo ha impedido”. Ahí la judería, el afrancesamiento, la masonería… Y los cien impulsos que colaboran fervorosos porque la presa es buena.

1.- LOS JUDÍOS.
      La judería separada tradicionalmente, recluida en su “getho”, ha sido un elemento funestísimo para nuestra España. De la labor destructora de la judería puede formarse idea recordando lo que significa su actitud en nuestra novela picaresca, bello ejemplo de las armas encubridoras, como el que Papini explica en “Gog”. Cuanto allí hay de demoledor es obra judía. Su fondo literario antiheroico y de protesta social ha sido exaltado  recientemente, en forma  no dudosa, por  Américo Castro. La posición de las figuras de la picaresca de cara a las jerarquías queda exteriorizada en el caso del Lazarillo, en la cuestión de las bulas, etc.
Compárese con lo que se debe a los judíos en otras materias. Léase Mateo  Alemán y Garci Sánchez de Badajoz. Donde hay una jerarquía hispánica que se pueda destruir, allí está el espíritu del “getho” con su piqueta. Pensemos también en la participación de la judería en la deformación del Santo Tribunal. La Inquisición, Tribunal admirable y Santo, hecho para la defensa de los grandes principios vivificadores de España, y por consecuencia también en derecho contra los judíos, llega a convertirse en instrumento del “getho”. Piénsese como  síntoma expresivo en la actitud que adopta Felipe II al no querer admitir  a los conversos para los cargos supremos de este Oficio. La tesis contraria lleva a la deformación y hay un momento en que la Inquisición combate, al servicio de Francia y de la Judería, cuanto puede dar impulso a nuestro espíritu patriótico.